El hijo de Violence volvió por dentro con valentía para doblegar a Emotion Orpen y Alampur, en Palermo

La versión 2019 del Gran Premio Estrellas Classic (G1-2000 m) seguramente no haya sido la mejor de la historia en materia de calidad. Pero, como contrapartida, ofreció uno de los finales más apasionante en el largo trajinar que ya lleva recorrido la prueba más importante dentro de la serie que, temporada tras temporada y desde hace 29 años, organiza la Fundación Equina Argentina.

La gloria, las copas y los casi 2.300.000 pesos de premio destinados al ganador fueron para Dandy del Barrio, que dejó el corazón sobre la arena del Hipódromo Argentino de Palermo para “volver” por dentro y dar vuelta un resultado que parecía sellado, batiendo por media cabeza y pescuezo a Emotion Orpen (Orpen) y Alampur (Catcher In the Rye), los dos máximos candidatos en la previa y que lo habían dejado lejos hace casi dos meses en el Gran Premio República Argentina (G1).

El hijo de Violence -padrillo que tuvo así su primer hijo ganador de G1 a nivel mundial- volvió a unir en el pesaje de una de las competencias más trascendentes de la hípica nacional a Ricardo Benedicto y Julio Biancardi, propietarios del alazán y que hace apenas seis meses se habían dado el gusto de abrazar juntos la inolvidable sensación de vencer en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), aquella vez con Il Mercato (Not for Sale) como nexo y la chaquetilla de Rubio B.

Caras largas habían quedado tras la gestión de Dandy del Barrio en el “República”, cuando fue sólo undécimo a poco menos de 10 cuerpos del propio Alampur. Pero el momento de la revancha llegaría en el final del primer semestre, corriendo entre los de adelante y guapeando frente a las tribunas cuando sus escoltas lo habían desbordado.

Luchó Dandy del Barrio, Juan Carlos Noriega apeló a toda su categoría y su rigor, y la respuesta fue la ideal, regresando por todo en la cuadra final y bajando la cabeza justo cuando la luz del photochart hacía su trabajo en la meta. El 1m58s95/100 que empleó para su cuarta y más potente conquista fue el más claro dato sobre lo fuerte que se corrió en el Classic.

Criado por el Haras La Pasión y en Dixie Ready (More Than Ready), de buena campaña en nuestras pistas tras ser importada desde los Estados Unidos, Dandy del Barrio le dio al entrenador Roberto Pellegatta su sexto festejo en la prueba, tras los triunfos que alcanzó antes con Manpower (Southern Halo, 2003), Flag Copado, Flag Down, 2008), Tantos Años (Mutakddim, 2014), Saltarín Dubai (E Dubai, 2016) y Crazy Icon (Sixties Icon, 2017).

Tras las varias ventas que se produjeron, algunas lesiones y los recientes positivos que se descubrieron, la categoría de los caballos mayores en la distancia va encontrando un orden y se apresta a encarar el camino del segundo semestre con la promesa de ofrecer más espectáculos parejos, apasionantes, como el que se vivió en el Classic. 

Dandy del Barrio, Emotion Orpen y Alampur ofrecieron razones por las que creerlos merecidamente parte de la élite de la hípica nacional de estos tiempos. Y también ofrecieron un cierre maravilloso, deslumbrante y que costará olvidar.