La serie disfrutó de su 38va. edición en Del Mar con muchos puntos altos; ahora será tiempo de empezar a contar los días para la próxima, en Keeneland, que tendrá revancha…

Por Diego H. Mitagstein

DEL MAR, California (Especial para Turf Diario).- La Breeders’ Cup 2021 ya es parte de las estadísticas, pero la segunda versión de la serie que se realiza en el hipódromo de esta ciudad dejó cantidades de imágenes memorables, para atesorarlas y, dentro de algún tiempo, recordarlas con placer y alegría.

Con Knicks Go como gran figura tras su descomunal triunfo en el Classic (G1), todo fue como un volver a vivir luego de que en 2020 la historia transcurriera de forma gélida, sin público en las tribunas por efecto de la pandemia, privando al mundo del turf de disfrutar de las bondades de una pista como la de Keeneland.

El tordillo la «descoció» en una carrera bravísima y ahora parece una fija que el Eclipse a Caballo del Año estará en las manos de su propietarios en enero próximo, pero la serie ofreció otros nombres con brillo propio. Allí estuvo la potranca Echo Zulu (Gun Runner) para terminar su campaña como 2 años invicta y darle a su padre la consagración definitiva, con el sello de Candy Ride. O Godolphin, Charlie Appleby, William Buick y Dubawi ganando el Juvenile Turf (G1) con Modern Games, el Mile (G1) con Space Bues y el Turf (G1) con Yibir.

Life Is Good (Into Mischief) fue otro de los que estuvo brillante, en su caso, venciendo en el Dirt Mile (G1) y generando vibras potentes para 2020, y qué decir del preparador Wesley Ward y su dominio total en la velocidad del césped, con la potranca Twilight Glemaning (National Defense) y el cohete Golden Pal (Uncle Mo) llevándose el Juvenile Turf Sprint (G2) y el Turf Sprint (G1).

Joel Rosario, los hermanos Ortíz, Irad y José, también estuvieron entre los hombres que destacaron. Ninguna novedad tratándose de todos ellos, grandes figuras por aquí hace muchos años ya. ¡Y Japón! Porque después de conquistar Europa, los países árabes y de varios golpes en Oceanía, le llegó el momento de ganar en la Breeders’ Cup, por duplicado, gracias a Marche Lorraine (Orfevre) y su sorpresiva victoria en el Distaff (G1) y a la campeona Loves Only You (Deep Impact), que asestó su golpe en el Filly & Mare Turf (G1).

Tampoco puede quedar fuera de la lista de figuras Del Mar… Porque Del Mar fue, sin duda alguna, una parte fundamental de la historia, con un escenario montado para la ocasión, todos los detalles aceitados y capaz de producir una recaudación récord para los dos días de carreras de más de 180 millones de dólares (evitemos comparaciones con la Argentina, como siempre se habla sobre billetitos con la cara de Washington…).

Sudamérica tendrá su recuadro en el balance de la edición número 38 de la Copa de Criadores, con la presencia de 3 representantes y que estuvieron a punto de ser 5 si no se hubieran contado las bajas de último momento de Imperador (Treasure Beach) y Reina de Mollendo (Mastercraftsman), ambos argentinos.

El país tuvo a Blue Stripe (Equal Stripes) como parte del Distaff y teniendo una labor digna pese a las ventajas y los problemas físicos que se conocerían luego. Pero más brilló Brasil con Ivar (Agnes Gold) como abanderado gracias a su notable tercero del mencionado Space Blues en el Mile, donde In Love, la otra carta nuestra, quedó sexto.

Un dato: OSAF tomó cartas en el asunto y lo dejó claro con sendas publicidades en el TDN y BloodHorse Daily del sábado informándole al mundo del logro. Un punto para la entidad, porque o nos ayudamos nosotros o no nos ayuda nadie…