La hija de Señor Candy superó por el pescuezo a la favorita Tit Ruler en el Clásico Frari, la mejor prueba del lunes en Palermo

Miguel Lagos Marmol es uno de esos emblemas únicos del turf argentino. Ha hecho todo a lo largo de su vida relacionado con los caballos, en haras ajenos o desde su hermoso San Lorenzo de Areco, allí donde cría, entrena, ordena y se divierte. Sabe Miguel; sabe mucho. Charlar con él siempre es entretenido, enseña, cuenta muestra. Un crack.

En su campo siempre le gustó preparar, varear, tener algunos de sus caballos para disfrutar de su pasión por el turf en los hipódromos, y en los últimos tiempos el nombre con su sello ha sido el de Bless Candy, la yegua que este lunes en Palermo le dio otra satisfacción clásica al quedarse con el Fraro (1400 m, césped pesado), la carrera más importante de una tarde productiva.

“Gauchita”, siempre lista a darlo todo, la hija de Señor Candy cargó parejo en la recta para quebrar en los tramos finales la resistencia de la favorita Tit Ruler (Roman Ruler), que se embaló temprano y arriba “parejeó”, cayendo por apenas el pezcuezo en 1m23s56/100. A 3 cuerpos, la platense Queen of the Stone (Daniel Boone) fue tercera, en una labor interesante por tratarse de la primera fuera de su ámbito.

La contracara la mostró Tropeadora (Daniel Boone), dueña del Gran Premio de Potrancas (G1) en su primera campaña, y que ahora dio un enorme paso atrás luego de un par de gestiones en las que había enderezado un tanto su rubro. Si no hubo un problema físico de por medio o el estado de la pista fue determinante, va sonando a tiempo de descanso para ella.

En las riendas de la ganadora estuvo un William Pereyra que arrancó el 2022 con todo y cada día se afirma más entre los líderes. Tranquilo, con el rigor necesario, se equivoca poco y gana mucho.

En The Vision (Vision and Verse), Bless Candy es hermana materna del muy corredor Elmaestrodelarte (Art Master), titular del Dupuy (G3) y del Jorge Laffue (L) puntano, y también del buen ganador Señor Antonio (Señor Candy). Ahora son 7 sus victorias en 26 salidas, cuatro de ellas en el plano clásico, y sus ganancias ya andan por los 5.608.896 pesos. Como para que Miguel y todo su equipo tengan motivos de sobra para estar felices.