En su regreso oficial, el hijo de Roman Ruler alcanzó su mejor triunfo con destacada labor del jockey

Lindísima la carrera que ganó Pablo Falero con Isóterico en el sábado de Palermo. Una conducción de esas que ya comienzan a extrañarse por parte del látigo uruguayo le permitió al caballo cordobés tener una reprise “oficial” ideal, llevándose el Clásico Jorge Valdivieso (1200 m, arena), que abrió el cronograma jerárquico del día.

El hijo de Roman Ruler, que ya había tenido rodaje extraoficial ganando en Río Cuarto el Clásico Municipalidad de Río Cuarto, sobre 1100 metros, la tarde del Aniversario, en noviembre, fue valiente en la parte final para contrarrestar la potencia de Huracán Estival (Roman Ruler) y del favorito As del Paraíso (Angiolo), que lo escoltaron desde medio largo y 3/4 de cuerpo, respectivamente.

Mientras este último salía decidido a marcar el paso, Falero dejó alternando la tercera y cuarta ubicación a Isotérico, recién arrimándolo por el centro de la pista al promediar el derecho. En el momento de las definiciones pegó el látigo oriental, Isotérico cambió de mano y sacó pecho ante dos rivales de fuste.

Esta vez lejos de la definición estuvieron J be Tom (J be K) y Misael (Grand Reward), que llegaron cuarto y quinto, respectivamente, aunque este último largó dando importantes ventajas. Surge El Filho (Storm Surge), siempre incómodo, nunca pudo abandonar la zaga, terminando a más de 36 cuerpos. El tiempo de la carrera fue de 1m10s2/100.

Cría del Haras Vacación y al cuidado de la familia Carezzana, Isotérico llegó al quinto y más importante victoria de su breve campaña pues, a pesar de sus 5 años, apenas compitió en 12 ocasiones en los hipódromos principales.

El ganador del Jorge Valdivieso tiene por madre a la generosísima Islandia (Rubiano), hermana materna de los G1 Ice Horse (Roy) e Ice Point (Roy), y que ya había producido los también ganadores clásicos Indian Power (Mutakddim), Igual A Mi (Roman Ruler) e Inusitada (Slew Gin Fizz), además del muy rendidor Istigare (King’s Best).

Si la salud le da una mano, Isotérico seguramente seguirá sumando alegrías en este plano de los clásicos menores, siempre con la ilusión de crecer a futuro.