La potranca festejó por cuarta vez en la recta y ratificó sus bondades; el profesional redondeó un lucido triplete

Fue impresionante la cantidad de público que estuvo este domingo en el Hipódromo Argentino de Palermo, conformando una de esas escenografías que a todos los hípicos les gustaría disfrutar lo más seguido posible. En la pista no fue precisamente el día de mayor calidad, aunque hubo algunas figuras que sobresalieron a la media, tal el caso de la velocista Decímelo Al Oído y del jockey aprendiz Gonzalo Borda, la primera venciendo por cuarta ocasión a sus jóvenes 3 años y el profesional redondando un festejado triplete.

Volviendo a las condicionales luego de animar sin mayor suerte un par de clásicos, la potranca logró una muy meritoria conquista en el Premio Indómito Roman (1000 m, arena), corriendo al son de la banda desde temprano y y torciéndole el brazo a la brava Anguila de Coral (Santillano) en la cuadra final para vencerla finalmente por 2 cuerpos en buenos 55s15/100.

Hija de Decilo y Berta Talk (Storm Fun), y de la cría de Emiliano Brarda en el Haras El Chaparral de Arocena, la menuda zaina (426 kilos, según la balanza porteña) revista a las órdenes de Alfredo Martínez y sumó su primer festejo para los colores del Stud Don Paulino, que la adquirió hace unos pocos meses.

Gonzalo Borda, por su parte, sigue con un ritmo de triunfos fuertísimos, llegando a los 32 por total. Abrió su cosecha en las riendas de Clara Vueltera (Dado Vuelta y Game Coqueta, por Game Boy, Eduardo A. Fernández), volvió a sumar con el 3 años Amigo de Fierron (Todo Un Amiguito y Chica de Oro, por Grand Reward, Haras La Quebrada) y le puso el moño al triplete con Gran Positano (Tan Chemistry y Moonlight Inc, por Include, Daniel A. Cattaneo y Lucio A. Bucco), que, como el anterior, salió de perdedor.

Y como dato de color habrá que nombrar a Alto de la Luna (E Dubai y Epika, por Jump Start, Haras La Esperanza), que en el Premio Porfiado (1600 m, arena) salió de perdedor por medio cuerpo, a menos de 24 horas de haber llegado tercero en San Isidro, sobre 1400 metros.

Del Stud Arriba Arequipa y preparado por Pablo Sahagián, sus propietarios decidieron correrlo para no tener que hacer frente a la suspensión que le habría cabido por faltar a la cita estando anotado con anterioridad, y el zaino se despachó de la mejor forma. Sin dudas que su físico generoso (más de 500 kilos), al margen de sus propias condiciones, ayudó para que no sintiera la reiteración de esfuerzo.