En una de esas maravillas del turf argentino, en San Isidro se disputará la misma carrera que se corrió el 14 de febrero

El de San Isidro parece dos hipódromos a la vez. Uno, el de siempre, capaz de armar programas de enorme nivel durante los fines de semana; el otro, el que funciona fuera de los sábados y los domingos, con propuestas donde el nivel técnico corre a la par del piso.

Mayormente en la versión uno transcurrió la fecha del miércoles, y también pasará la que se diagramó para este jueves, en uno de esos enroques en el que todos pierden y deben ser analizados a futuro, sobre todo, el cederle sábados a La Plata, que no los aprovecha y donde económicamente todos pierden.

Para la poco usual reunión de esta tarde, lo mejor llegará gracias al aporte del Handicap Perrier, que sobre 1100 metros y en la arena medirá yeguas desde los 4años por un premio a la primera de bajísimos 2.350.000 pesos. 

Lo curioso es que el mismo handicap se disputó en el 14 de febrero último en San Isidro, con el triunfo de Delicada Bomb, que ahora vuelve a aparecer entre las 11 confirmadas -ya se anticipa la baja de Fotonastia (Hurricane Cat)- en busca de un doblete muy particular. 

La hija de Hit It a Bomb llevará el peso máximo del lote, 60 1/2 kilos, y buscará extender su gran actualidad. Otra vez con Eduardo Ortega Pavón en sus riendas, la defensora del Stud Nuova Stori, de Tandil se llevó esta misma prueba pero también viene de vencer en el Handicap Guatán, escoltando entre ambas gestiones a Very Rimout (Remote) en el Handicap Whipper In.

Mar de Flores (Master of Hounds, 56 1/2) es una de las indicadas para poner en aprietos a Delicada Bomb. Titular del Handicap El Centauro, sólo sumó arrimes tras aquella conquista, el más cercano de ellos en Palermo, quedando tercera en el kilómetro del Clásico España (L) a sólo 1 1/4 cuerpo de Elveda (Manipulator). Recibe ventajas importantes en el peso por parte de la candidata, y tranquilamente puede ir a la foto.

Una Causa (True Cause, 58) y Emperadora (Il Campione, 55 1/2) también tienen roce del bueno, mientras que Keep In Touch (Hurricane Cat, 55 1/2) aspira a sorprender.