Inactiva desde noviembre, la hija de Hit It a Bomb se impuso de punta a punta en la prueba central del miércoles

La reprise de Delicada Bomb (54 kg.) fue impecable. Tras no lograr cruzar el disco en el Clásico Municipalidad de Dolores, allá por noviembre en Dolores, la zaina del Stud Nuova Storia de Tandil se rehabilitó por completo y resultó la gran figura de la jornada del miércoles en el Hipódromo de San Isidro, venciendo con absoluta comodidad en el Handicap Perrier (1200 m, arena normal).

No las dejó mover a sus 5 rivales la hija de Hit It a Bomb, que salió peleando con Halo Rose (Sabayón, 52), la despachó al promediar el codo e hizo del resto de la competencia un trámite, disparando al pisar la recta y haciendo estériles los esfuerzos por alcanzarla que intentó la favorita Mar de Flores (Master of Hounds, 55), a la que terminó batiendo por 4 cuerpos.

A otros 4 largos, Jumpy Spring (Full Mast, 59) no aprovechó la oportunidad, confirmando que en la arena su rendimiento no es tan bueno como en el césped y también sintiendo haber cargado el topweight. El tiempo de 1m10s10/100 empleado por la ganadora fue destacado.

Criada por el Haras Firmamento y atendida por José Luis Acuña, Delicada Bomb llevó en sus riendas al paraguayo Eduardo Ortega Pavón, que cada día luce más cerca de su mejor nivel, recuperado de la lesión en la rodilla que lo tuvo a maltraer durante 2023.

Para Delicada Bomb fue su quinto triunfo en 19 salidas, sumando 5.687.704 pesos en premios. Se trata de una de las 4 crías de Delicada Glory (Honour and Glory), una hermana materna de las ganadoras de grado Distinguida Lode (Lode) y Distinta Nistel (Van Nistelrooy) y de la placé clásica Distinguida Gulch (Thunder Gulch), que produjo al destacado Smart Holiday (Harlan’s Holiday), en la familia de Mi Quimera (Good Manners), recordada crack del Haras Ojo de Agua.