Sólo en su décimo cuarta salida consiguió su primer triunfo; hoy, 3 meses más tarde, se quedó con el Handicap Arturo A., sobre 2500 m

Gustavo Scarpello bromeaba después de las fotos: “¿Ves que tengo los prismáticos? Bueno, acá en Palermo no los uso nunca, pero sabía que el caballo iba a quedar lejos y por eso los bajé del auto. Y venía lejos…”. El sufrimiento por lo retrasado que había quedado Demostrame en el desarrollo del Handicap Arturo A. (2500 m, arena fangosa) ya se habia transformado en alegría por la larga arremetida en la recta que lo llevó a la victoria, y el preparador pampeano lucía distentido, satisfecho.

Simple ganador de una, y que, por cierto, le había costado un pulmón conseguir, el alazán se transformó cuando llegó a las distancias muertas y le dio otro matiz a su campaña, tanto como para ahora hacerse jerárquico en la que fue apenas su segunda conquista, que no fue sorpresiva para nada, pues ya había sido tercero en el Clásico Expressive Halo (L), segundo en una condicional y otra vez escolta, pero de Endozing (Endorsement) en el Handicap Elías Antúnez.

El caso del hijo de Endorsement no será el primero ni el último de un caballo que mejora con la tendida y la madurez, aunque asombra verlo brillar en el plano superior después de perder tantas veces en la categoría más baja, aún ante rivales que todavía trabajan para alcanzar una foto.

Cargando 55 1/2 kilos, Demostrame tuvo un socio perfecto en Francisco Leandro, el jockey que acierta y acierta. Mientras Back Story (Incurable Optimist, 53 1/2) salía a marcar el camino, el brasileño iba dejando entrar en ritmo al crédito del stud tucumano Cord-Tuc, paleteándolo cuando hizo falta y moviéndolo en otros tramos, pero sin enloquecerse por las diferencias que le habían sacado los líderes.

Ya en la recta, rápidamente Te Super Adora (Super Saver, 57) fue despachando a Back Story y Demostrame empezó a armar su larguísima carga, esa que surtió efecto en la cuadra final para finalmente por medio cuerpo a su enemigo principal y cerrar al cabo de 2m37s30/100.

Demostrame fue criado por el Haras Tradición , que sumó su tercer éxito en este nivel en el lapso de un mes, pues los 2 anteriores fueron gentileza de su reservado Safety Honour (Safety Check), con el que ahora los Berteros, propietarios de la cabaña de Arrufó, Santa Fe, ahora apuntan al Gran Premio de las Américas (G1).

Para Demostrame lo mejor parece estar por llegar, quizás con la mira en los 3 kilómetros del Clásico General Pueyrredón (G3), la carrera más larga del calendario y para la que Scarpello dice que el nieto de Sunray Spirit está mandado a ser. Ese día, seguramente, también bajará los prismáticos del auto…