En un gran momento, el hijo de Greenspring se impuso en el Jockey Club Argentino (L), por 2 1/2 cuerpos sobre el veterano Surfing Boy

LA PLATA.- Fueron 619 días, 88 semanas, 19 meses, pero Che Marginal pudo volver a sentir el sabor de ganar un clásico. Fue este martes, en el Bosque, donde el hijo del estupendo Grenspring se quedó con el Jockey Club Argentino (L), la prueba más importante de la jornada y que se disputó sobre 1400 metros en la pista de arena normal.

Gran favorito, el alazán del Stud El Basti estiró la impactante racha del entrenador Marcelo Sueldo en el sur que, tras quedarse con la estadística de 2023, sigue sumando clásicos allí, ahora haciendo una dupla que se viene mostrando exitosa con Jorge Peralta, que llegó a la caballeriza del profesional para suplantar a Gonzalo Borda, convaleciente por estos días. Claramente, el jinete no está desaprovechando la oportunidad.

Con Che Marginal estuvo preciso, primero para evitar entrar en una pelea entre los punteros Largo Man (Manipulator) y Husson Chuck (Chuck Berry), y luego, ya en la recta, para aprovechar el espacio que se generó por la parte interna (lo fácil que es pasar por allí en Argentina…) y dominar de lleno frente a las tribunas, venciendo finalmente por 2 1/2 cuerpos a Surfing Boy (Hurricane Cat). A otros 4 cuerpos, Largo Man, el otro caballo de Sueldo en el clásico, fue tercero, con Husson Chuck llegando cuarto a 1 1/2 más, todo tras 1m23s99/100, una marca aceptable.

Criado por el Haras Vikeda, y con Marie Magdaleine (Lucky Roberto) como madre, Che Marginal había ganado en mayo de 2022 el Clásico Southern Halo (G3), sobre el césped de San Isidro, y ahora parece querer volver a ese nivel que lo llevó a un festejo tan importante. Se va afianzando y a sus 5 años atraviesa una primavera linda en pleno verano. Premio a no entregarse y seguir buscando.