Justo y Preciso venció en el Clásico Dorticos; doblete argentino y primer éxito para el padrillo Unitarian

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Cada jockey, cada cuidador, cada peón, cada propietario a lo lejos festejó el regreso de la actividad del turf a los grandes escenarios locales tras casi 5 meses de sufrimiento y crisis. El juego lo rompió el Club Hípico, donde se disputaron 19 competencias.

El Clásico Dorticos (1200 m, césped) aportó el toque distintivo, proyectando el nombre de Justo y Preciso como el del primero en trascender en esta “nueva normalidad”. Cargando livianos 51 kilos, el hijo de Newfoundland puso todo su esfuerzo para batir por medio pescuezo y hocico a Conquer (Lookin At Lucky, 58) y al favorito Shot Menzel (Holy Roman Emperor), con el ecuatoriano Daniel Alvarado luciéndose en su montura.

La jornada dejó también doblete de triunfos argentinos y del padrillo Interaction (Easing Along). Todo arrancó en la primera prueba de este regreso, donde Sara Sara dio el golpe superando por 3/4 de cuerpo a Leseo (Fast Company) en los 1200 metros de césped del Premio Gesto de Honor y festejar por quinta vez en 59 oportunidades. Un rato más tarde, en tanto, llegó el éxito de Puyuhuapi, vencedor por 5 1/2 cuerpos en el Premio Gitana de Cristal, sobre 1000 metros y en la arena. Fue su séptimo lauro en 80 gestiones.

Otro de los datos que dejó la vuelta del turf en esta capital fue el primer triunfo para un hijo del padrillo Unitarian (Pulpit), que por estos días cumple una nueva temporada en el Haras El Arbolito, en Uruguay.

Fue en el Premio Gadanes (1600 m, césped), donde El Paraguas debutó con el mejor de los sucesos. El reservado del haras Santa Sara venció por 1 largo a Noche Halloween (Indian Trail).