El zaino no tomó agua desde el jueves, pero los cuidados de su gente lo llevaron a brillar en el Handicap APHARA

La carrera que ganó Distinguido Honour (57 kg.) ayer en el Hipódromo Argentino de Palermo fue impresionante. Pero no por la forma, el estilo o la diferencia, sino por todo lo que pasó desde que desembarco en el centro procedente de Mendoza, donde es preparado.

Que el hijo de Honour and Glory y Distinguida Fitz (Fitzcarraldo) se haya quedado con el Handicap APHARA (1000 m, arena), la otra prueba fuera del nivel común que incluyó la jornada, no fue un milagro inesperado, pero casi. ¿Qué pasó? Fue curiosa y preocupante la situación que vivió el zaino, que se negó a tomar agua desde el último jueves, obligando a su gente a estarle encima permanentemente aplicándole sueros para evitar un deshidratación.

Bajo ese panorama, el sufrimiento fue gigante por saber cómo respondería el pingo del Stud Haras La Posta Vieja, que se despachó con la mejor labor de su campaña, quizás, como agradecimiento para esos cuidados especiales que hicieron posible su presencia.

Conducido por el aprendiz Martín Valle, la gran figura entre los profesionales de la fecha de la mano de un estupendo cuatriplete, el caballo criado en el Haras Firmamento persiguió al puntero Soy Fabuloso (Sidney’s Candy, 55) desde la partida y abierto, lo dominó a 200 metros del disco y terminó sacándole de allí en más 2 cuerpos de ventaja.

Soy Fabuloso sorprendió con su labor y alcanzó un meritorio segundo lugar, con la yegua Tarantelle (Forestry, 57 1/2) terminando tercera al pescuezo, también corriendo bien. La que volvió a defraudar fue la favorita Freyja (Mutakddim, 57 1/2), apenas sexta.

Distinguido Honour realzó su gestión empleando un tiempo de 55s3/100, 17/100 más veloz con respecto a lo que demoró Holly Woman (Tawqeet) para ganar un rato antes el Clásico Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (G3)…