El campeón chileno Breakpoint y el peruano Muhammad Ali serán de la partida este domingo en el histórico largometraje sobre el césped de Santa Anita Park

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- El que se aproxima será otro fin de semana con importante presencia sudamericana en las pruebas más importantes de los Estados Unidos. En nuestra edición de ayer comentábamos sobre las presentaciones este sábado de las yeguas argentinas Blue Stripe (Equal Stripes) y Bellagamba (Grand Reward); el domingo, en Santa Anita Park, el histórico San Juan Capistrano Stakes (G3-2800 m, césped, US$ 125.000 en premios) tendrá en los partidores al campeón chileno Breakpoint (Constitution) (foto) (foto) y al peruano Muhammad Ali (Farushenko).

Invicto en el Club Hípico de Santiago, donde ganó los G1 Polla de Potrillos, Nacional Ricardo Lyon Peña y El Ensayo, el alazán nunca encontró su forma en el norte, donde apenas consiguió un cuarto en su presentación inicial, para luego fallar en el Bowling Green Stakes (G2), en el Calumet Turf Cup Stakes (G2) y en el Sycamore Stakes (G3). Inactivo desde octubre, hará su primera salida en las manos de Neil Drysdale y la expectativa por verlo mejorar es grande.

Muhammad Ali, en tanto, hará su estreno aquí tras una campaña irregular y sin demasiadas luces en Monterrico, donde se llevó el Clásico Río Pallanga y sumó además algunas figuraciones. Con el brasileño Tiago Pereira en sus riendas, buscará dar una sorpresa grande.

La carrera tendrá un nivel bastante bajo, y entre los máximos candidatos aparece Red King (English Channel), que ganó esta misma carrera en su edición de 2020 y fue tercero hace 12 meses y también en 2019. Además vencedor en el Del Mar Handicap (G2), viene de quedar segundo hace menos de un mes en una condicional local y, muy probablemente, sea el favorito en el totalizador.

El irlandés Rijeka (Roderic O’Connor) está en un buen momento y su genética empuja metros, mientras que Dean Martini (Cairo Prince) puede tranquilamente dar la sorpresa, aunque tampoco es dueño de una lluvia de virtudes.