Sin figuras de relieve, ni siquiera de segundo nivel en el plano gradual, la oportunidad es ideal para Sol y Boss

Una versión bastante desdibujada del Clásico Carlos Tomkinson (G2-1600 m, arena) será la que se correrá este domingo en el Hipódromo de Palermo, donde ninguna de las 7 confirmadas cuenta con una vitoria de black-type en su poder, lo que complicará el rating de la prueba.

La ocasión puede ser propicia como para que Sol y Boss (Holy Boss) le de a su campaña un éxito inolvidable, tras reprisar ganándole por 2 cuerpos a So Pra Mim (Remote) en el Handicap Saint Simon de San Isidro, donde Zapping (Asiatic Boy), otra de las inscriptas aquí, fue cuarta.

La pupila de Roberto Pellegatta y Juan Saldivia supo mantenerse invicta al cabo de sus primeras 3 salidas y luego alternó buenas y malas hasta volver a las fotos. En esta ocasión, su mayor contra puede ser Doña Green (Greenspring), con 3 de 4 en su récord y ascendiendo al nivel más importante después de ganarle por 5 largos a Dark Toy (In the Dark), aunque sobre 1200 metros. Será largo el salto en la distancia para la pupila de Jorge Mayansky Neer, y en poco menos de un mes.

El Team Gaitán se la juega con Eraria (Il Campione), que luego de conseguir dos triunfos consecutivos viajó a La Plata para animar el Especial José Hernández y rescatar un tercero a casi 5 largos de Doña Jalea (Orpen), aunque apenas 3/4 de cuerpo por detrás de la buena de Mery Laurent (Angiolo), dato que entusiasma.

Con dos triunfos al hilo sobre 12 cuadras, Kazarma vuelve a intentar sobre la misma milla en que ni siquiera pudo salir de perdedora, lo que abre el paragüas sobre cómo responderá al “requerimiento”, y la platense Mistura (Grand Reward) tiene un andar bastante parejo y busca revancha en la misma competencia donde hace 1 año fue apenas octava.

La experiencia de Sevilla Halo (Sebi Halo) puede ser determinante en un lote con más menos que más…