Las potrancas chocarán este sábado y para el domingo quedará el cruce entre los potrillos, siempre sobre 1200 metros y en la arena

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- Los productos en la velocidad serán protagonistas del fin de semana en Maroñas. El juego lo abrirán este sábado las potrancas con el Clásico Domingo Torterolo (1200 m, arena), mientras que los machos lo cerrarán al día siguiente con el Clásico Guzmán Vargas (1200 m, arena).

Todo es bastante parejo en la previa del Torterolo, con varias 2 años buscando trascender ahora en el nivel más importante después de auspiciosas conquistas condicionales. Es el caso de Barwoman (Safety Check), nacida en Argentina y que muestra su foja intacta después de 2 salidas, debutando con una cómoda conquista en Las Piedras y luego repitiendo ya en Maroñas, hace una semana, venciendo por 3 1/2 cuerpos sobre 1100 metros.

Mismo camino transitó Wired Storm (Wired Bryan), con la única diferencia de que fue segunda en su primera salida, sin olvidar a La Mejicana (Southern Lawyer), que acaba de conseguir el ascenso por 6 1/4 largos aquí. Con la ventaja del roce clásico aparece Cafetina (Café El Greco), que sobre el kilómetro fue tercera de Gladys P. (Posse) en el Juan Amoroso.

Más calidad aporta el Guzmán Vargas, con la revancha entre Compadrito Vf (Vineyard Haven) y Blanco Pillo (Posse), que vienen de llegar 1-2 en el Juvenile Sprint de la Serie Campeones y separados por 2 3/4 cuerpos, a los que se suma un potrillo del que se espera todavía muchísimo más como Trueno.

El crédito de Héctor Bacigalupi, que será conducido por Fabio Guedes, dio espectáculo primero en Las Piedras y luego en el césped del viejo circo del Barrio Ituzaingó, pero, cuando asomaba como enorme favorito en el Clásico Lavalleja (L), nada pudo hacer para contener a un imparable Es-Unico (War Secretary), que lo venció sin excusas y por 5 cuerpos.

Quedó un gusto muy amargo aquella tarde con el hijo de Hielo y Praha (Gramatical), del que ahora se espera una amplia mejoraría que le permita llegar a esa primera victoria en el plano clásico que sus aptitudes prometen.