El dos veces ganador de G1 ya está en Córdoba, donde contará con el apoyo de San Benito, La Valkiria y Estancia La Chiquita

Por Diego H. Mitagstein

Un almuerzo el sábado último selló el destino del notable Don Empeño. Desde 2023 el estupendo hijo de Exchange Rate servirá en el Haras Don Florentino, en La Francia, Córdoba, en una aventura que la cabaña de los Grimaldi compartirá con el Haras San Benito, su dueño original, el Haras Estancia La Chiquita y El Haras La Valquiria, quedando apenas un puñado de acciones por asignarse para completar la sociedad.

Aquello de pedigree, físico y campaña se mezcla a la perfección en el zaino que en manos de Carlos D. Etchechoury fue uno de los mejores milleros de los últimos tiempos en nuestro país. “Rafael coordinó todo el acuerdo, que cerramos en 5 minutos”, cuenta Lucas Grimaldi, feliz por la novedad y entusiasmado por tener un caballo de su calibre en el haras. Don Empeño es otra apuesta por un reproductor nacional que realiza Don Florentino, que disfruta un notable éxito con Qué Vida Buena (Bernstein) y ahora espera por la llegada a las pistas de las primeras crías del campeón Touareg (Easing Along), esta temporada.

“La idea es darle un volúmen de yeguas importante y de la mejor calidad posible. Pensamos presentarle varias hijas de Qué Vida Buena y nuestros socios lo apoyarán fuerte. Realmente es una hermosa aventura para todos”, agrega Lucas, confirmando que Don Empeño llegó el lunes por la tarde a Don Florentino y ya está en su box.

Andrés Basombrío, criador en su haras San Benito de Don Empeño, y cuyos colores defendió en las pistas, será otro de los tripulantes en la aventura. “Es un entusiasmo gigante, un desafío, un proyecto lindísimo. Pegamos muy buena onda con Lucas Grimaldi gracias al contacto de Rafael Dellacasa, que hizo mucho para que el caballo pueda ir a Don Florentino. Nosotros le vamos a dar apoyo con algunas de nuestras yeguas, Va a tener su posibilidad, como se merece, porque para mí fue un excelente caballo, en una de nuestras fundadoras como la de Handle With Care, y con Exchange Rate como padre, que anduvo muy bien aquí desde el Haras La Leyenda. Estoy contentísimo con el acuerdo al que llegamos y llevar todo adelante, muy agradecido y ahora es tiempo de soñar. Vamos con todo”.

Ganador de 11 carreras sobre 19 disputadas, incluso las últimas 2 ediciones del Gran Premio Joaquín V. González (G1), siendo además segundo en los grandes premios Palermo (G1) y San Isidro (G1), la genética es un ancho de espadas en Don Empeño.

Como comentó Basombrío, Exchange Rate fue exitosísimo en nuestro país, con la línea paterna de Danzig como sustento, mientras que su madre, Doña Ley, no sólo fue Campeón Velocista de 2011, sino que es hermana de la G2 Doña Letra, del G2 Don Letal (Orpen) y del clásico Don Lecost (Orpen), todos por la inolvidable Doña Polenta (Candy Stripes), otra velocista de primera línea.

También vencedor en los clásicos 25 de Mayo de 1810 (G2), General José de San Martín (G3) -2 veces-, Hipódromo de La Plata (G3), 9 de Julio – Día de la Independencia (G3) y Orange (L), Don Empeño dejó las pistas tras su victoria de noviembre último en el González platense y ahora se prepara para encarar una nueva historia en su vida, como la de disfrutar de una linda posibilidad en Don Florentino.

Don Empeño tiene todas las condiciones para lucirse, con una campaña soberbia, un físico de ensueño y una genética de las mejores que se pueden conseguir. Allá van, entonces Don Florentino, San Benito, La Valkiria y Estancia La Chiquita, juntos por un sueño.