El potrillo argentino dio vuelta una carrera que tenía perdida para mantener su invicto en el Clásico Raimundo Valdes C. (G3), del viernes en el Club Hípico de Santiago

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Para ganar una carrera como la que se llevó este viernes el potrillo argentino Dubai Key en el Club Hípico de Santiago, hay que tener condiciones especiales. Había mostrado mucho en sus dos victorias previas al Clásico Raimundo C. Valdes (G3-1600 m, césped) el hijo de Key Deputy, desfilando en el Sporting de Viña del Mar, pero ahora dio todavía más, a pesar de no terminar adelante por varios cuerpos.

Subiendo considerablemente en la distancia (desde los 1300 metros), corriendo por primera vez en la cancha de Blanco Encalada y ante “otro tipo” de rivales, el alazán preparado por Luis Catena y que nació en el Haras Firmamento, mostró una categoría suprema y un corazón envidiable para dar vuelta un resultado que a 100 metros del disco parecía “cocinado”.

Conducido por Joaquín Herrera, el favorito peleó adelante en parciales fuertes con El Gitano (Constitution), pasando los 400 metros iniciales en 23s84/100, los 800 en 46s29/100 y los 1200 en 1m9s52/100. A esa altura su rival dió las hurras y emprendió el camino hacia el fondo -terminaría anteúltimo- y Dubai Key quedó sólo al frente, aunque rápidamente por dentro le presentó batalla Loco Por Correr (Court Vision).

Casi que pasó de largo este último, pero cuando había logrado sacar medio cuerpo el argentino reaccionó, volvió y terminó recuperando la delantera para imponerse por medio largo, con Tonlemino (Constitution) en tercero a otros 5 1/4 largos, todo tras estupendos 1m32s87/100 sobre cancha normal.

Propiedad del Stud Granadilla y ahora con récord de 3 en 3, Dubai Key tiene por madre a Dubai Glory (Honour and Glory), ganadora simple, pero propia hermana de Honour Devil, que fuera el mejor potrillo de su año en los Emiratos Arabes Unidos, ganando el UAE Derby (G2).

El de Dubai Key fue el segundo éxito clásico seguido para los ejemplares albicelestes en el Club Hípico, pues el miércoles Joy Teologal (Fortify) se alzó con el Espadaña.

La cosecha para los caballos argentinos volvió a ser generosa en el Club Hípico, pues en el comienzo de la reunión cruzó adelante el 3 años So Kiss Me, hijo de Manipulator y Kissingthemoonlight (Green Desert), criado por de La Pomme. La tercera fue la vencida para el zaino, que se llevó el Premio Ibero Diablo (1200 m, césped).

Además, la reunión incluyó una segunda prueba clásica con el Charlatán, planteado sobre la milla de grama y para caballos desde los 3 años, donde El Bolzón (Lookin At Lucky y Belcunda, por Powerscourt) se reencontró con la victoria adelantándose por media cabeza a Del Bosque (Ivan Denisovich), con el G1 Keltoi (Shanghai Bobby) en la tercera posición.

El que voló mucho más bajo de lo previsto fue el argentino Kaif (Catcher In the Rye), favorito de la competencia y que apenas logró finalizar en la cuarta colocación, a 8 1/2 cuerpos del vencedor.

Gonzalo Ulloa se lució en las riendas del pupilo de Patricio Baeza, que nació en el Haras Paso Nevado y representa al stud Laguna Blanca. Fue el décimo lauro de su muy positiva campaña (corrió 24 veces) y el quinto que consigue en el ámbito de los clásicos, habiendo sumado además varios placés en pruebas de grado.