Ganador a los 2 años del Hopeful Stakes (G1), el potrillo intentará ganar una de las carreras más importantes del año en arena allí

AICHI, Japón (Especial para Turf Diario).- Cuando aquí se sigue hablando sobre la fantástica victoria del campeón Equinox (Kitasan Black) en la Japan Cup (G1) y de su posterior retiro de las pistas, la rueda de la hípica sigue girando con ganas, dando paso a otro paso de máxima escala. Este domingo, sobre 1800 metros en Chukyo se correrá la Champions Cup (G1), una de las carreras más importantes de la temporada nipona sobre pista de arena, y donde el turf sudamericano tendrá motivos para posar sus miradas.

Cuando la serie del Gran Premio Dardo Rocha (G1) o el St Leger (G1) del Hipódromo Chile ya sean historia, Dure Erede, un nieto de l gigantesca Malpensa (Orpen), chocará ante un grupo muy exigente de rivales buscando levantar su nivel tras fallar consecutivamente en el Tokyo Yushun (G1) -el Derby japonés-, en el Takarazuka Kinen (G1) y en el The Asahi Hai St. Lite Kinen (G2).

Por Duramente y Marchesa (Orfevre), propiedad del Three H Racing Co. Ltd. y al cuidado de Manabu Ikezoe, el ganador que tuvo en 2022 el Hopeful Stakes (G1) en Nakayama volverá ahora a la superficie sobre la que en marzo último escoltó a Derma Sotogake (Mind Your Biscuits) en el UAE Derby (G2) de Meydan, en los Emiratos Arabes Unidos, un dato para nada menor.

“Ha venido trabajando muy bien después de pasar algún tiempo en el haras. Quizás en el reloj nada haya sido demasiado rápido, pero ajustó formas en sus últimos dos ensayos. Ganó entre perdedores en la arena y también lo hizo muy bien en Meydan, por lo que creo que es apropiado presentarlo aquí. Será interesante ver qué puede hacer ante tan buenos caballos”, contó Ikezoe, con expectativas.

La Champions Cup tiene varios candidatos fuertes, como el estadounidense Lemon Pop (Lemon Drop Kid), con 9 triunfos en 13 salidas y titular del February Stakes (G1); el invicto Seraphic Call (Henny Hughes), con 5 de 5 incluído el The Miyako Stakes (G3); y Crown Pride (Reach the Crown), que acaba de ganar en Seúl la Korea Cup (G3), fue segundo en esta misma prueba hace 12 meses y luego quinto en la Saudi Cup (G1) y en la Dubai World Cup.