El favorito del morning-line no será de la partida por haber presentado unas líneas de fiebre; Mystik Dan, ahora el preferido

BALTIMORE, Maryland (Especial para Turf Diario).- Un duro golpe a las expectativas que en los Estados Unidos existían alrededor del Preakness Stakes (G1-1900 m, arena, US$ 2.000.000), que el sábado próximo en Pimlico le dará continuidad a la Triple Corona, con la baja de Muth, que era considerado favorito en el morning-line y el principal rival para Mystik Dan (Goldencents), el ganador del Kentucky Derby (G1).

Según aclaró en la mañana del miércoles Bob Baffert, preparador del hijo de Good Magic, “Presentó unas líneas de fiebre  y no quedó otra opción que borrarlo. Estamos muy dolidos, porque el caballo lo estaba haciendo muy bien en su preparación. Pero tenemos que hacer lo correcto para él”

Baffert busca su noveno triunfo en la escala intermedia de la Triple Corona, y Muth no pudo correr el Derby ante la prohibición que todavía mantiene Churchill Downs sobre el preparador. El zaino ganó en 4 de sus 6 actuaciones, incluidos el American Pharoah Stakes (G1), el San Vicente Stakes (G2) y el Arkansas Derby (G1), además de haber sido segundo del campeón Fierceness (City of Light) en el Breeders’ Cup Juvenile (G1) y en el Best Pal Stakes (G3), en su segunda salida.

Sin Muth, ahora la única carta de Baffert en el Preakness será Imagination (Into Mischief), vencedor en el San Felipe Stakes (G2) y segundo en el Santa Anita Derby (G1), con Frankie Dettori en sus riendas.

En otras novedades del Preakness, el martes en Pimlico pudo verse un nuevo movimiento de Mystik Dan, con Robby Albarado en sus riendas. Luego de trotar por 1400 metros, el hijo de Goldencents galopó por una milla y media. “Lo dejé hacer a voluntad y ni siquiera sopló. Cada día está mejor, cómodo con el entorno, ya sabe donde está. Siempre dejamos que haga lo que él quiera, sin exigirlo”, contó el ex jockey.

También salieron a la pista Just Steel (Justify) y Seize the Gray (Arrogate), las dos cartas del eterno D. Wayne Lukas en el Preakness, tras llegar a Pimlico el lunes, carrera que el cuidador tratará de ganar por séptima vez en su trayectoria. 

“Viajaron en muy buena forma. Me sorprendió la energía que tenían, sobre todo porque no conocen y vienen mirando todo a su alrededor; no hay nada mejor para ver cuando bajás del camión después de 12 horas”, contó.