El potrillo y la potranca ascendieron sobre los 1200 metros de césped húmedo en el viernes de San Isidro

Los potrillos y las potrancas de 2 años tuvieron su lugar importante dentro de la entretenida reunión que se realizó este viernes en el Hipódromo de San Isidro. Sobre el césped húmedo y en 1200 metros, dos nuevos nombres ganadores se sumaron a la generación 2018 y, más que seguro, un par de nuevos “clientes” en los clásicos que se vienen.

Los machos estuvieron encargados de romper el hilo, con una respuesta positiva del favorito Dzik de por medio, venciendo con solvencia en el Premio Storm Bellicose, para alegría de la gente del stud azuleño Mística. Con el brasileño Francisco Leandro en sus riendas, el hijo de Portal del Alto y Diosa Azteca (Easing Along) nunca vino demasiado lejos mientras Alisier (Endorsement) marcaba el camino. Una vez en la recta, cuando aceleró, el pupilo de Nicolás Martín Ferro fue imparable, dominando por los 200 metros y separándose del grupo, cruzando el disco con 1 1/2 cuerpo de ventaja sobre Cravings for Beer (Lenovo), que atropelló desde muy lejos descontando “kilómetros”.

Criado por el Haras Pozo de Luna, Dzek, que había escoltado a su “compañero” Quantum State (Winning Prize) en ocasión de su debut, resolvió la historia al cabo de 1m13s28/100, marca algo más lenta con respecto a lo que le tomó un rato más tarde ascender a la potranca Vivo Juanita en el Premio Demoníaco Bris.

Del muy ganador Stud M. de G., la hija de Cosmic Trigger y Catch the Smile (Catcher In the Rye) se quedó con una carrera espectacular. Comprometida por dentro, encontró libertad al promediar el derecho y cargó con potencia hasta tapar en el disco y por media cabeza a Polvorada (War Command), que metros antes había desbordado a Qué Talentosa (Equal Talent), finalmente tercera al pescuezo.

Atendida por José Lofiego, para Vino Juanita la tercera fue la vencida, con gran labor del jockey Gabriel Bonasola de por medio.