La hija de Suggestive Boy superó por 1 cuerpo a Kuiper para hilvanar su tercera victoria seguida, primera en el plano jerárquico

Las dos participantes que nunca habían corrido más allá del nivel común terminaron siendo protagonistas de la definición en la primera edición del Clásico Roberto Pellegatta (1200 m, césped normal), y que se celebró este viernes en el Hipódromo Argentino de Palermo y que no contó con la presencia de La Clota (Claro Oscuro), que aparecía como la máxima candidata en la previa.

Con la presencia del entrenador homenajeado, una institucion dentro de la hípica nacional, Early Life le dio continuidad a su gran momento y volvió a festejar, tal como le había ocurrido en sus actuaciones anteriores, aunque habían sido en el plano condicional.

Conducida por William Pereyra, la defensora de la caballeriza tucumana Juanjo se vio claramente beneficiada por la lucha que se dio al frente entre Durmia (Cityscape) y Vida Amorosa (Safety Check). A la primera le costó doblar y arrastró a su rival, que, para colmo, saltó un manchón de pasto en pleno codo (se está haciendo repetitivo y es algo a solucionar por las autoridades).

Ya en la recta, fue Vida Amorosa la que quedó sola al frente, con Early Life mejorando abierta, alcanzándola en la cuadra final y controlando sin inconvenientes la carga que desató casi pegada a la baranda externa Kuiper (Interaction), segunda a 1 cuerpo, con Vida Amorosa completando la trifecta a 1 1/2 largo más, todo tras 1m9s55/100.

Criada por el Haras Rodeo Chico, la potranca se convirtió en el décimo ganador clásico en el país para el campeón Suggestive Boy (Easing Along), y tiene por madre a Early Glory (Honour and Glory), la hermana materna de la G1 Early Princess (Kitwood), de la G3 Early Kit (Kitwood) y de la clásica Eclisa (Kitwood), todas luego productoras de titulares de grado.