La hija de Il Campione propiedad de John Behrendt y su Stud Triple Alliance superó claramente a Reina Casada en la grama norteña

Con Edict (Il Campione) comenzando su aclimatación en los Estados Unidos, John Behrendt y su Stud Triple Alliance encontraron rápidito su reemplazo en el plano local. Valiente, pareja y llegadora, East of Eden pisó fuerte ahora en la milla, se quedó con el Clásico Ricardo, Ezequiel y Ezequiel M. Fernández Guerrico (G2) y sueña lejos.

Parte principal de la excelente jornada que ofreció sobre su pista principal de césped el Hipódromo de San Isidro, el tradicional cruce en la media distancia sirvió para que la hija de Il Campione se mostrara a sus anchas, con una conducción perfecta por parte de Iván Monasterolo y en una tarde encendida de Eduardo Accosano, su entrenador, que volvió a casa con un resonante triplete bajo el brazo.

Con decisión, Monasterolo ubicó al frente a East of Eden y graduó el ritmo a placer, circunstancia que le permitió ahorrar energías para cuando en la recta final arreciaran las cargas. Tras parciales de 24s82/100 y 48s56/100, la ganadora enfrentó la segunda mitad plena y no necesitó esforzarse de más.

Full Macarena, su perseguidora desde el salto, intentó arrimarse al llegar el derecho, pero no pudo. Luego lo intentó la gran favorita Violeta M (John F Kennedy), que ante una clara superioridad de su rival veía naufragar la posibilidad de llegar al double-event. Y, por último, mejoró abierta Reina Casada (Long Island Sound), cuando ya estaba todo definido y sin ser peligrosa, aunque sí quedando segunda. Hubo 2 1/2 largos de diferencia entre East of Eden y su escolta, con Violeta M completando la trifecta a medio pescuezo, todo tras 1m35s37/100, con un potente remate de 23s49/100.

En la placé de G2 Glorieuse Bavarde (Honour and Glory), y hermana materna de Roundofapplause (Fortify), ganador en Maroñas de los grandes premios José Pedro Ramírez (G1) y Jockey Club (G1), East of Eden hizo que la tercera fuera la vencida en la milla, dando un paso adelante en su campaña muy importante y que, incluso, invita a soñar con llegar todavía más arriba en la distancia, quizás, enfocando el Distaff (G1) de las Estrellas y sus 2000 metros, a mitad de año…