El hijo de Speighstown arrancó con toda su fuerza en la recta final para vencer por 3 1/2 cuerpos y sin ningún tipo de exigencia

SARATOGA SPRINGS, New York (Especial para Turf Diario).- A la par de que el proceso selectivo para los potrillos transita las últimas semanas antes del tan esperado -y demorado- Kentucky Derby (G1), otra parte de la generación ya abandonó las ilusiones de ir más allá en la distancia y se concentra en la velocidad, todos ellos con la mira en los duelos que se vienen ante los mayores en la división y con el Breeders’ Cup Sprint (G1) como un mojón imposible de pasar por alto en el futuro.

Uno de esos pasos para la categoría que siempre se observan con especial interés en la categoría es el H. Allen Jerkens Stakes (G1-1400 m, arena, US$ 300.000), parte del mitin en Saratoga y que contó con el auspicio de Runhappy.

Allí, el paso firme de Echo Town mató dos pájaros de un tiro, consiguiendo el primer éxito de G1 de su joven trayectoria y tomándose revancha del favorito No Parole (Violence), que lo había dejado atrás por 3 3/4 cuerpos en el Woody Stephens Stakes (G1) de Belmont Park, pero que ahora resistió poco al frente para llegar sólo noveno.

Respaldado por la sólida dupla conformada por el preparador Steven Asmussen y el jockey Ricardo Santana Jr., el hijo de Speightstown y Letgomyecho (Menifee) desbordó a sus adversarios al pisar el derecho y escapó con facilidad para cruzar la meta con 3 1/2 largos de ventaja sobre Tap It to Win (Tapit), que bajaba de tiro tras el Belmont Stakes (G2).

Propiedad del -L & N Racing LLC y adquirido en “apenas” 100.000 dólares durante las ventas de yearlings de septiembre de 2018 en Keeneland, Echo Town tenía tres victorias previas en el plano condicional y ahora se transformó en una referencia de las distancias  cortas, con todo el futuro y la expectativa para cuando llegue el momento de medirse con los más experimentados, en el muy corto plazo.