El invicto se quedó con las 2000 Guineas japonesas; el hijo de la G1 argentina Malacostumbrada pudo haber sido segundo

KOSAKU, Funabashi (Especial para Turf Diario).- Es cierto que Gratias (Heart’s Cry) perdió su invicto este domingo en el Satsuki Sho (G1-2000 m, césped), las 2000 Guineas japonesas, en Nakayama. Tanto como que el hijo de la destacadísima yegua argentina Malacostumbrada dejó una imagen bien positiva al cerrar en sexto lugar descontando mucho y abierto y a sólo 1 1/2 cuerpo de Titleholder (Duramente), el segundo, pues Efforia (Epiphaneia), el ganador, se mostró de otro nivel para establecerse como el tres años líder de la generación.

Mirco Demuro trajo a Gratias siempre bien abierto -quizás dando demasiadas ventajas- y en la mitad del grupo, pero se retrasó un poco más cuando pisó la recta, abanicando. Una vez que arrancó, recortó diferencias el “crédito sudamericano”, dejando la impresión de que en mayores distancias será un rival bastante bravo para cualquiera.

El favorito mantuvo su imbatibilidad con mucha solvencia, marcando 3 cuerpos de ventaja sobre su escolta, ratificando todo lo bueno que había hecho cuando salió de perdedor en su estreno en Tokyo y el día en que en esa misma pista se quedó con el Kyodo News Hai (G3).

Con Takeshi Yokoyama en sus riendas, Efforia nunca estuvo demasiado lejos, para asumir el comando a 350 metros del disco y sentenciar de allí en adelante el resultado, estableciendo la buena marca de 2m60/100, en césped normal, portando la chaquetilla del Carrot Farm y bajo la preparación de Yuichi Shikato.

Efforia tiene por madre a Katies Heart (Heart’s Cry), a su vez por la clásica Katies First (Kris), abuela del campeón Admire Moon (End Sweep). La tercera madre del mejor potrillo del momento en Japón es nada menos que Katies (Nonoalco), ganadora de las 1000 Guineas (G1) en Inglaterra y productora de la formidable Hishi Amazon (Theatrical), una de las mejores yeguas de la historia en el país del sol naciente.