[wpdevart_youtube]2n92h7WYspM[/wpdevart_youtube]

Ratificando su gran actualidad, superó a Puerto Real en el Clásico New Dandy de Palermo

Cuando un caballo está corriendo bien, siempre es peligroso; no importa si sus rivales en los papeles son peligrosos; el nivel propio alimenta la espertanza de lo imposible. La “máxima” le cabe a El Animal, que en el viernes de Palermo ratificó su actualidad envidiable y su preferencia por la pista de césped del Hipódromo Argentino de Palermo quedándose con el Clásico New Dandy (1600 m), que deparó un carrerón.

Cabía imaginarse un espectáculo de alto vuelo echándole un vistazo a la fuerte nómina de ratificados, pero, a veces, esa expectativa no termina corroborándose a la hora de la verdad; claramente no fue el caso.

El Animal no sólo confirmó su forma ideal, sino que también demostró una ductilidad propia de los buenos SPC. Venía de correr adelante en sus gestiones anteriores, pero ahora le dejó paso a su faceta más especulativa para evitar una innecesaria pelea con Grito de Amor (Emperor Jones) y Starry Boy (Hurricane Cat).

Astuto estuvo Rodrigo Blanco, que no sólo lo mantuvo al margen de la pelea, sino que también lo buscó por la parte exterior de la pista en el derecho, cuando llegó la hora de la verdad. Allí, el hijo de Emperor Richard y Embellece (Editor’s Note) criado por el Haras El Turf avanzó firme y sin pausa para arribar a la meta con 1 cuerpo de diferencia sobre el favorito Puerto Real (Pure Prize), que también atropelló en el mismo momento, aunque por dentro y echándose un tanto hacia los palos. Al pescuezo, Willander (Sigfrid) completó el podio, media cabeza por delante del siempre valiente Starry Boy.

Betula Trick no corrió mal en su reprise y fue cercana quinta, mientras que Grito de Amor llegó último al tranco y sin apreciación. Sin dudas, ese buen potrillo que mostró ser en 2017 quedó en el arcón de los recuerdos.