El hijo de Super Saver es máximo candidato para quedarse con el Derby Nacional y seguir camino hacia la Cuádruple Corona

Por Néstor Obregón Rossi

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- Se llegó a una nueva edición de  Derby Nacional (G1), la carrera más importante del calendario, la que todo propietario y criador sueñan ganar, pero la que solo unos pocos pueden hacerla realidad.

Definir lo que produce el Derby se hace cada vez más complicado, tanto como ganarlo. Desde el sentimiento que puede generarle a un hípico hasta el sueño que puede producir (o quitarle) a quienes ven el nombre de su caballo anotado. La carrera cumbre del hipismo se puede vivir diferente, pero con la misma intensidad.

La de este año repite la particularidad de que tiene a un favorito que llega con victorias previas en las dos etapas previas de la Cuádruple Corona Nacional.

Como sucedió con Nuremberg (Southdale) en el 2020, este año el argentino Super Nao (Super Saver) llega a la tercera corona con victorias en la Polla de Potrillos (G1) y el Ricardo Ortiz de Zevallos (G1). De concretar el triunfo este domingo -algo que no hizo el pupilo del Unicornio el año pasado- podría quedar ad portas de convertirse en el cuarto cuádruple coronado de nuestra historia, detrás de Pamplona, Santorín y Stash. Pero en un Derby los favoritismos quedan de lado cuando se abren las puertas del partidor. Allí, todos saldrán en busca de la gloria y aprovecharán cualquier traspié del rival para sacar ventaja.

Al margen de tener la presencia, por segundo año consectivo, del ganador de las dos primeras coronas,  este Derby presenta otras particularidades que saltan a la vista. En principio, de los 10 participantes, 7 de ellos son importados. En un año que, de por sí debido a la crisis, ya fue bastante duro para los criadores nacionales, ver reflejado una minoriataria presencia en la carrera más importante del año, dice mucho de lo que fue este 2021 para la crianza local.

Pero en contra parte, si vemos que de los 7 importados, 3 pertenecen al Haras Firmamento, una de las cabañas más sólidas no solo en Argentina, sino a nivel regional, también habla de lo bien que ha ido la apuesta de los propietarios peruanos hacia la crianza de un haras que apostó en los últimos años por padrillos del nivel de Mastercraftsman (Dahenill Dancer), Super Saver (Maria’s Moon) y recientemente Hit It a Bomb (War Front).

También es un Derby con ausencia femenina. La ganadora del Ayulo Pardo (G1), Kralice (Bay Of Plenty) tomó otra ruta y de momento no buscará rivalizar con el lote de machos que, por tiempos, parecen estar por encima de las hembras.

Las estadísticas también entran a tallar cuando uno ve que Juan Suárez, el líder de los entrenadores en Monterrico, presenta 5 participantes (la mitad del lote) persiguiendo el noveno ‘Derby’ de su campaña, buscando igualar la hazaña que alcanzó su padre, también Juan, y el legendario Ambrosio Malnatti.

¿En qué radica el favoritismo de Super Nao más allá de las victorias en las dos primeras coronas de nuestro turf? En la forma cómo ha conquistado ambas carreras y en la percepción generalizada de que llega a los tiros de fondo. Porque más allá de que dos veces se han enfrentado Super Nao y Eliitas (ARG, Catcher In The Rye) yen ambas el triunfo ha quedado en manos del hijo de Super Saver, está la mayor facilidad que ha mostrado para llegar a los tiros exigentes. En el doble kilómetro del Ricardo Ortiz de Zevallos (G1), por ejemplo, fue Eliitas el que salió a exhibir  y mandar en la carrera, corriendo siempre delante de su gran enemigo. Cuando parecía que tenía todo controlado en el furlong final, empezó a mostrar dificultad para completar el recorrido, permitiendo la resurección de Super Nao, que que finalmente se terminó bañando de gloria, gracias a su paso sostenido y al balón de oxígeno lleno que tenía para aguantar el recorrido.

En ese análisis, la milla y media de la tradicional Cinta Azul parecen caerle perfecto al importado por el Stud Ju Ya que, además, contará ahora con la complicidad de su compañero de cuadra Matías Ignacio (ARG, Fortify), llamado a mover la carrera con algo más de ritmo en los primeros tramos, buscando facilitar más la tarea en el favorito. ¿Podrá Eliitas sacudirse de la imagen que no llegará a la distancia?

El trabajo de ‘tendida’ sobre 2.100 metros fue aceptable, teniendo en cuenta que se le buscó remate. Pero ello sin descuidar las velocidades que deberá tener para, en esta ocasión, ya no salir a exhibir desde la partida, sino tratar de pescar en ese río revuelto que parece que habrá en los primeros metros de carrera. Porque no parece que fuese Eliitas el que salga ahora a presionar desde la partida y más bien tratará de esperar lo máximo posible para tener el remate que lo lleve a la gloria.

Y en ese posible tren de carrera movido e intenso, hay otras figuras que también surgen con la posibilidad de ponerle más condimento a esa recta final, de por sí emocionante. Suleiman (Southdale), al que su preparador le tiene mucha confianza, y el mismo Forever Estreli (USA, Classic Empire), aun perdedor, pero con una superación notable carrera a carrera, que no sería extraño verlo aparecer fuerte en el final. Y allímetido Zaren (Cyrus Alexander), que rodó en la segunda corona y no pudo mostrar que tan arrollador puede ser su avance en las distancias de mayor recorrido.

Llegó el Derby Nacional y con ello la expectativa, el debate, el recuerdo, la ilusión. Volvió la carrera que todos esperamos y con ello, la posibilidad que un potrillo se ponga frente a frente con la gloria máxima o aparezca alguna figura que pueda quedar en la historia.