Ganador del Pellegrini y del Longines Latinoamericano, está cerca de convertirse en padrillo del Haras El Turf

Llegó el momento del descanso para uno de los grandes guerreros de la hípica nacional de los últimos años, un gran campeón; un caballo estupendo. Sixties Song, el campeón Sixties Song, fue retirado definitivamente de las pistas y ahora emprenderá el camino de la reproducción, pues está muya cerca de convertirse en el nuevo padrillo del prestigioso e histórico Haras El Turf.

La suspensión de la actividad por el brote de Covid-19 aceleró la decisión de sus propietarios sobre el hijo de Sixties Icon que fue consagrado como el el Mejor Fondista de 2016 y como el Mejor Caballo Adulto de 2018, al cabo de una campaña soberbia y que lo llevó a brillar en su máxima expresión cuando se impuso en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) de 2016 y el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) del año siguiente, sobre el césped del Sporting de Viña del Mar, en Chile.

El crack también tuvo su incursión europea, animando en ese mismo 2017 el King George VI and Queen Elizabeth Stakes (G1) de Ascot, cuando terminó décimo de la gigantesca Enable (Nathaniel), en una experiencia inolvidable para todo su equipo, más allá de que no haya terminado como a todos les hubiera gustado.

Siempre al cuidado de Aflredo Gaitán Dassié y su equipo, Sixties Song fue criado por el Haras Firmamento y propiedad de una sociedad integrada por las caballerizas Santa Elena, Mayflower y Dark Horse.

Ganador en total de 4 competencias, el campeón sumó su última victoria en el Gran Premio Copa de Oro (G1) de 2018, tras lo cual perdería por nada ante Il Mercato (Not for Sale) cuando buscó el doblete en el Pellegrini (G1), siendo esa su última salida.

“Estamos muy cerca de cerrar el trato con sus propietarios y lograrlo sería una gran alegría para mí y para el Haras El Turf”, cuenta, todavía expectante de los detalles que quedan por últimar, Carlos Menditeguy, que luego suma: “Fue un caballo que me gustó siempre, al que le había echado el ojo. Primero porque tiene una gran campaña, un pedigree excelente y físicamente es muy lindo y correcto, pero también porque se del elevado concepto que mereció por parte de Alfredo Gaitán Dassié. Si bien ganó 3 G1 sobre 2400 metros, tenía una enorme velocidad. Nuestra posición siempre fue la de criar de la milla para arriba y Sixties Song calza a la perfección en el esquema. El año último, antes del inicio de la temporada, perdimos a Galicado (Asiatic Boy), que venía andando muy bien y si concretamos la llegada de Sixties Song será algo que nos ilusione mucho. Lo apoyaremos con nuestras mejores madres, en un plantel de en los últimos 3 ó 4 años depuramos mucho y que elevó su nivel”.

Siguiendo la línea paterna de Galileo (Sadler’s Wells) a través de Sixties Icon, su padre, Sixties Song es hijo de la estadounidense Blissful Song (Unbridled’s Song), Madre del Año en 2006 y que también produjo a la excelente Celestial Candy (Candy Ride), ganadora de 11 carreras en Palermo y La Plata, incluídos varios clásicos. Su pedigree es el mismo de los estupendos Theatrical (Northern Dancer), Wild Event (Wild Again), Taiki Blizzard (Seattle Slew), Bobby’s Kitten (Kitten’s Joy), Paradise Creek (Irish River) y Forbidden Apple (Pleasant Colony), entre otros.