El hijo de Unbridled’s Song llegará para la temporada del hemisferio sur en una jugada fuerte del Haras Phillipson

En una temporada de muchas importaciones de padrillos en Sudamérica pese a las restricciones por el brote de Covid-19, quizás la más destacada sea la del estupendo campeón Will Take Charge al Uruguay, alquilado por el Haras Phillipson para cubrir en su satélite local durante la temporada del hemisferio sur.

En uno de los aportes genéticos más grandes de la historia de la hípica charrúa, el bellísimo alazán viene a continuar una serie de inversiones fuertes por parte de la cabaña de Benjamin Steinbruch, que en años anteriores había realizado una operación con el Kentucky Derby Winner Fusaichi Pegasus (Mr. Prospector) y con el G1 Brilliant Speed (Dynaformer).

La llegada de Will Take Charge es una enorme buena noticia, pues a un físico impresionante -costó 425.000 dólares como yearling- le suma una campaña de pistas soberbia y un pedigree de calidad difícil de igualar, como para que no sólo lo aproveche el propio Phillipson, sino la totalidad de los criadores uruguayos, aunque sólo habrá a la venta 30 coberturas.

Al cuidado de D. Wayne Lukas, Will Take Charge fue Campeón 3 Años de su generación en los Estados Unidos y también finalista para el título de Caballo del Año, habiendo cumplido una campaña de 21 presentaciones, venciendo en 7 de ellas y acumulando 3.924.648 dólares en premios.

Hijo del gran Unbridled’s Song -como el recientemente desaparecido Arrogate o Midshipman, de éxito profundo en la reproducción en Brasil-, el alazán ganó temprano a los 2 años en Keelenad, para cerrar su primera campaña con un segundo en el Remington Springboard Mile Stakes (L).

Mucho mejor volvería en 2013, venciendo de salida en el Smarty Jones Stakes (L) y sumando luego el Rebel Stakes (G2), el Travers Stakes (G1), el Pennsylvania Derby (G2) y el Clark Handicap (G1), además de haber sido segundo de Mucho Macho Man (Macho Uno) al hocico en el Breeders’ Cup Classic (G1).

A los 4 años Will Take Charge continuaría sumando actuaciones de valor, pues luego de terminar como escolta en el Donn Handicap (G1) y en el Santa Anita Handicap (G1), se apuntó el Oaklawn Handicap (G2), cerrando su paso por las pistas con un segundo en el Stephen Foster Handicap (G1) y un tercero en el Whitney Stakes (G1).

El nuevo padrillo del Haras Phillipson tiene por madre a la excepcional Take Charge Lady (Dehere), dueña del Ashland Stakes (G1) y del Spinster Stakes (G1) en dos oportunidades y que también produjo a Take Charge Indy (A.P. Indy), ganador del Florida Derby (G1), y de Charming (Seeking the Gold), ni más ni menos que la madre de la campeona Take Charge Brandi (Giant’s Causeway) y del talentosísimo G1 Omaha Beach (War Front).

En servicio en el histórico Three Chimneys Farm a un valor de 15.000 dólares el servicio, el poderoso alazán de 17 manos de alzada fue un éxito en las ventas y ya cuenta con varios hijos ganadores clásicos, tales los casos de Cashcheckkorcharge, Herrschaft o Great Sister Diane, además de los placé de grupo Manny Wah, Sweet Diane, Take Charge Eh, Esidio y High Regard.

Dijo en su momento D. Wayne Lukas sobre Will Take Charge: “Es un caballo especial, simplemente porque lo tiene todo: físico, presencia, rusticidad, talento y uno de los mejores pedigrees a disposición”. Un buen resumen del notable caballo que esta temporada servirá en Uruguay.