Pautado sobre 1400 metros en el césped y de diagonal, reunió un lote de participantes de muy buen nivel

El Hipódromo de San Isidro terminó de diagramar este martes lo que serán sus próximos dos programas, nuevamente sin demasiados inconvenientes, a diferencia de lo que sucedió en el comienzo de la temporada, cuando la diferencia de premios con Palermo era bastante más amplia. El circo del Jockey Club no tendrá pruebas de tenor en su futuro, pero sí carreras los días domingo 27 y el miércoles 30 del corriente.

En la primera de esas fechas llegará la carrera más importante del período de la mano del Clásico Doria, a disputarse sobre 1400 metros de diagonal en el césped y reservado para yeguas desde los 3 años y con los kilos entregados por antecedentes, entregando a la ganadora una recompensa de 905.000 pesos.

Quedó confirmada la vuelta al ruedo de Orpen Moon (Orpen) (foto), que llevará el peso máximo de 61 1/2 kilos, medio más que la G2 Yumara Chica (Cityscape). El turno rebalsa en calidad, pues también fueron confirmadas Girl On Fire (Cityscape, 58 1/2), Got Faith (Orpen, 56), Lilica (War Command, 55), la G1 Tropeadora (Daniel Boone, 57) y Water City (Cityscape, 59). Junto a ellas estarán en los partidores: Doña Jalea (Orpen), Huasanga (Suggestive Boy, 56), La Palazzo (Le Blues, 52 1/2), Sofrita (Roman Ruler, 54) y Still Bebu (Cima de Triomphe, 51 1/2).

El miércoles 30, en tanto, todo girará alrededor del Handicap Tatan (2400 m, arena), para caballos desde los 4 años y para el que se habían postulado 12 ejemplares, pero donde fueron apenas seis los ratificados. Con la baja de Galán Galés (Expressive Halo), segundo el martes en el Especial Jockey Club de Mendoza de La Plata, el peso máximo lo heredó Candilero (Aerosol), dueño de la versión 2021 del Clásico General Pueyrredóny que portará 59 kilos.

El Refusilo (Cima de Triomphe, 58 1/2), Free Agent (Heliostatic, 49), Kryptos (Winning Prize, 49 1/2), Last Corredor (Lasting Approval, 50 1/2) y Nostalgique (Endorsement, 51) terminan de darle forma a una nómina sin demasiadas luces, dentro de un programa que no tendrá mayores atractivos, como casi todos los miércoles.