Sobre 1800 metros y en la arena, los potrillos tienen un lindo desafío; Enfermizo Paradiso, candidato

La selección de los potrillos tendrá un nuevo paso importante este viernes en la arena del Hipódromo Argentino de Palermo. Con el Clásico Coronel Miguel F. Martínez (G3-1800 m) empieza el camino hacia el Gran Premio Nacional (G1), el Derby argentino, ese que tendrá como segunda parada en la ruta al Clásico Eduardo Casey (G2-2200 m, arena), en un mes. Con un ranking para los 3 años que poco a poco se va rearmando tras la partida del brasileño Ivar (Agnes Gold), el indiscutido líder del primer semestre, serán ocho los nombres que estarán en los partidores de un cruce que suele ofrecer espectáculos fuertes. Parejo, difícil, da la sensación de que cada uno de ellos disfruta la sensación de sentirse un posible ganador.

A Pablo Falero le dejó singular impresión la forma en que salió de perdedor sobre 1800 metros Enfermizo Paradiso (Fragotero), que en su cuarta salida despachó por 3 cuerpos a Speedo (Equal Stripes), moviéndose de menor a mayor.

El pupilo de Roberto Gutiérrez tendrá que cuidarse sobremanera de la experiencia en este nivel con la que ya cuentan Chemin du Ciel (Equal Stripes) y Enemisado (Manipulator). El primero fue tercero de Amiguito Calificado (Orpen) en el Clásico Miguel Cané (G2), y el restante sumó dos buenos arrimes en La Plata, quedando tercero de Señor Don (Señor Candy) en la Polla (G3) y escoltando a Sidney Lima (Sidney’s Candy) en el José Pedro Ramírez (G3).

Otro cuyo ascenso gustó fue Roman the Mad (Roman Ruler), que mostró todo el poderío que le había faltado en su debut para rehabilitarse en la milla porteña, superando por 5 cuerpos a Luminoso Dubai (E Dubai) en buen tiempo y animando el desarrollo en todo momento. Y si Opus Alpha (Cima de Triomphe) era candidato en la Polla de Potrillos (G1), Beneficioso (Hurricane Cat), que cedió su invicto escoltándolo en dura condicional, tranquilamente puede aspirar a quedarse con todo aquí. King Newton (Sidney’s Candy) acaba de quedarse con el Clásico Vilmar Sanguinetti en San Isidro y salta de los 1400 a los 1800 metros con ganas de dar la nota. Navigatore (Heliostatic) y Black Code (Roman Ruler) buscan el golpe.