En el cierre del Clásico Asociación Argentina de Fomento Equino, no se siguió la sugerencia de la IFHA

A la hora de hablar de distanciamientos, el concepto cambió por completo. Antes, “si había foul era penal”, pero desde que la Federación Internacional de Autoridades Hípicas viró en la consideración de una molestia, para que la modificación de marcador se concrete debe de haber una manifiesta posibilidad de que el caballo que sufrio el estorbo tuviera posibilidades ciertas de ganar o dar vuelta el resultado sin la existencia de esa irregularidad competitiva.

Pues bien, en Argentina todavía no se terminan de poner de acuerdo los comisarios en si hacerle caso a la “sugerencia” elevada por la entidad madre de la hípica mundial o seguir utilizando el “reglamento” anterior. Una muestra evidente al respecto fue el final del Clásico Asociación Argetnina de Fomento Equina (L-1200 m, césped), la prueba central de la muy agradable jornada del último sábado en el Hipódromo de San Isidro, donde Joy Filoso se terminó quedando con la victoria luego de que el reclamo de Luis Vai, su jockey, prosperara en contra del gran favorito Expressive Smart (Expressive Halo) y Francisco Leandro, que en la cancha los habían derrotado por medio cuerpo.

Después de deshacerse de la valiente puntera Princesa Lake (Anjiz Lake), Expressive Smart luchó con alma y vida para defenderse de la estocada de Joy Filoso, aunque de los 200 metros al disco abrió un tanto su línea, incluso, rozando a su rival en oportunidades. Estuvo claro que la molestia existió, tanto como que quedó la sensación de que podían haber corrido un día entero que el marcador no iba a modificarse.

Entonces, ¿de qué lado de la regla nos ponemos? Porque ya ha pasado que en otros casos se considerara la “sugerencia”… No es raro al fin y al cabo que sucedan estas cosas dentro de un turf argentino que no sabe para qué lado agarrar en muchos sentidos.