Proveniente de las condicionales, lo batió por 3 cuerpos en el Clásico Buenos Aires (G3), sobre el césped

Convertirse en ganador clásicos llegando directamente desde las condicionales está de moda en el verano porteño. Para darle continuidad a esa serie llamativa, El Consorte pisó fuerte sobre el césped de Palermo en la agradable tarde de domingo para quedarse con el Buenos Aires (G3-1600 m) y confirmar los progresos que venía mostrando, habiendo sumado un par de discos consecutivos en sus labores previas.

Conducido con plena confianza por Lautaro Balmaceda, se mostró por demás firme en el derecho para llegar a la meta con 3 cuerpos de ventaja sobre el mismísimo Hat Mario (Hat Trick), gran favorito como lógica consecuencia de que venía de quedarse con el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1), en San Isidro, la tarde del Pellegrini.

Como casi toda prueba con pocos caballos, a los atropelladores suele costarle más aprovechar las bondades de los ritmos acelerados. Mientras El Consorte siguió desde la partida el andar del puntero Van Gulch (Van Nistelrooy), Gustavo Calvente respetó a rajatabla la táctica ideal para el zaino negro del stud Los Cantores, dejándolo cuarto, aunque no tan lejos claro.

Cuando el líder “abandonó” su postura al promediar el derecho, Balmaceda proyectó con todo a El Consorte, que respondió arrancando con velocidad y paso firme, dominando a 300 metros del disco y sacando ventajas que pronto se advertirían definitivas. Calvente castigó a Hat Mario con su látigo, pero la carga del preferido de todos fue tibia esta vez, alcanzándole para trepar hasta la segunda colocación, dejando tercero a otro largo y medio a J be Man (J be K). Van Gulch completaría la cuatrifecta a otros 7 y Verde y Rojo (Cima de Triomphe) cerraría la marcha a una cuadra, tal como podía pensarse, aunque volviendo a casa con un chequecito de 20.000 pesos bajo el brazo, una fortuna por lo que hizo.

De la cría del Haras La Quebrada, El Consorte es un hijo de Grand Reward y primera cría de La Casoriada (Luhuk), esta por La Buscona (Mutakddim), una hermana materna del crack El Garufa (Luhuk) y de la clásica La Minusa (Salt Lake), el vientre de Misael (Grand Reward). Todos en la enorme familia de La Maleva (Cardanil II), con base en Ojo de Agua y gigantesco desarrollo en las praderas de la familia Ceriani Cernadas.

El Consorte debutó con un no placé en la arena, pero cuando volvó su campaña hacia el pasto la historia cambió de un extremo al otro. Pagó el derecho de piso con su debut en esa categoría para luego hacerse fuerte siempre, abriendo un interesante panorama a futuro, con clásicos como el Horacio Bustillo (G2) y el América (G2), ambos en la grama del Jockey Club, en el horizonte.

No le pesó el cambio de categoría al caballo que Enrique Martín Ferro prepara para la caballeriza Urquiza. Y da la impresión de que su historia granre recién comienza a escribirse.