De punta a punta, el alazán ganó la Ricoh Woodbine Mile (G1) en Woodbine, Canadá, y clasificó para correr el Breeders’ Cup Mile por la vía del Win and You’re In

ONTARIO, Canadá (Especial para Turf Diario).- La generosidad de Candy Ride no tiene límites, y casi no pasa semana en que de alguna u otra forma su enorme legado a la hìpica del mundo se agigante. Puede ser con sus hijos, con los hijos de sus hijos o con sus nietos, como ocurrió este sábado en Woodbine, de la mano de Town Cruise y su valiosa conquista en la tradicional Ricoh Woodbine Mile (G1-1600 m, césped Normal) y que lo catapultó directamente hacia el Breeders’ Cup Mile (G1), pues la prueba formaba parte del Challenge Series.

Al estilo de su abuelo famoso, el hijo de Town Prize conducido por el japonés Daisuke Fukumoto asumió el liderazgo ni bien se abrieron los partidores, metió pata con parciales de 24s7/100, 47s10/100 y 1m10s41/100 para luego afirmarse en la recta y terminar cruzando el disco con 2 1/4 cuerpos de ventaja sobre el inglés Space Traveller (Bated Breath), mientras el el francés Raging Bull (Dark Angel) completaba la trifecta a 3/4 de cuerpo, todo tras 1m35s14/100.

Preparado por Brandon Evan Greer, Town Cruise venía de escoltar a Olympic Runner (Gio Ponti) en el King Edward Stakes (G2) hace poco más de un mes, en el que había sido su debut jerárquico luego de sumar un par de victorias condicionales, en el césped local, donde encontró una verdadera plataforma de lanzamiento tras tener bastante menos efectividad cuando se lo vio sobre la pista sintética.