El campeón chileno faltará a la cita y en su reemplazo competirá Daktari, nacido en Argentina; acudir a Lima retrasaría por cuestiones sanitarias el viaje a USA del invicto

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Lo que se especulaba desde el mismo momento en que el domingo último ganó El Derby (G1) en el Sporting de Viña del Mar, se confirmó este viernes: el campeón invicto chileno Kay Army no viajará a Lima, Perú, para animar la versión número 40 del Gran Premio Latinoamericano (G1), en Monterrico.

Según comunicaron sus propietarios, la razón de su ausencia se apoya en que como la idea era viajar a los Estados Unidos con el alazán, de pasar por Perú los requerimientos fitosanitarios del norte exigen una permanencia de al menos 60 días en su país de origen, por lo que todo se retrasaría demasiado, quitándole posibilidades de llegar a las grandes carreras de fin de temporada, como la serie de la Breeders’ Cup.

Así las cosas el reemplazo para el hijo de Katmai será Daktari (Daddy Long Legs), nacido en la Argentina, y que había sido designado a comienzos de la semana como suplente, tras su excelente carrera en El Derby, donde llegó tercero tras marcar el camino.

El Latinoamericano, que se correrá el domingo 14 de abril y contará con una bolsa de premios de US$ 300.000, tiene ahora 14 ejemplares ya confirmados para ser de la partida, y resta esperar la contestación de los propietarios de Sofware (Treasure Beach), elegido por el Jockey Club Argentino y el Hipódromo de San Isidro en reemplazo de Pepe Joy (Fortify).

El problema es que Sofware correrá este domingo en La Punta, San Luis, el Gran Premio Vicente Dupuy (G3), y sólo volverá a su caballeriza en Buenos Aires, quizás, el martes, con lo que no tendría ni tiempo de recuperación ni de aclimatación. Resulta más que improbable que el mejor 3 años de 2023 en La Plata viaje a Perú.

Si eso sucede, habría que ver cuestiones reglamentarias, puedes debería darse de baja uno de los representantes locales, ya que siempre debe de haber en los partidores 1 extranjero más que los caballos de los dueños de casa.