El seguro Campeón 2 Años de 2019 en Argentina debió posponer su presentación por el coronavirus; Paulo Lobo, su entrenador, en una entrevista exclusiva con Turf Diario

El mundo vive un momento particular, único; una bisagra. Y, por supuesto, la actividad turfística no está al margen. Las carreras se cancelan, muchos hipódromos no saben qué hacer ni cuales serán los pasos a tomar en el corto plazo y casi todos los planes se alteran.

Pues bien, el reciente anuncio por parte de Keeneland de dar de baja su tradicional mitín de primavera obligó a varios golpes de timón, incluído el que tuvo que dar el preparador brasileño Paulo Lobo con el crack Ivar, el indiscutido mejor 2 años de 2019 en pistas argentinas y cuyo debut en los Estados Unidos estaba previsto para el 15 de abril en un allowance sobre la milla de césped.

La situación, si bien obligó a recalcular, no tiene todavía tan preocupado al profesional, que amablemente se prestó a la charla con Turf Diario para dar detalles sobre la actualidad de una de las grandes esperanzas sudamericanas en el turf más competitivo del mundo para la actual temporada.

Con base en Kentucky desde el año último, Lobo tiene una historia ilustre en el entrenamiento de SPC, habiendo pasado por sus manos cracks como los campeones Farda Amiga (Broad Brush), Pico Central (Spend a Buck), Gayego (Gilded Time), Molengao (Royal Academy) y Runforthedoe (Our Emblem), entre otros.

A la hora de hablar de Ivar, sólo tiene elogios y esperanzas: “Llegó a fin de agosto al The Thoroughbred Center, donde tengo una de mis bases, y lo llevamos muy de a poco para su aclimatación; sólo en enero empezó a trabajar ya más de firme. Tiene nacimiento de octubre, y le falta bastante para completar los 4 años, hay tiempo… Me gusta mucho lo que viene haciendo. Está sano, lindo, contento, no sufrió el invierno como podría haber pasado, creció… Creo que está totalmente aclimatado”, abre la charla, para luego entrar en el tema de la suspensión de las carreras en Keeneland y que le hace ahora alterar el camino planeado.

Luego, agrega: “Me hubiese gustado mucho que pudiera correr allí, pero ahora deberemos esperar a ver qué opciones tenemos, básicamente porque no sabemos que hipódromo continuará ofreciendo carreras y cuál no. Churchill Downs, Oaklawn Park o California son opciones, pero hoy no puedo saber dónde lo presentaré. Ningún entrenador aquí está haciendo planes hasta que el panorama esté más claro”.

Propiedad de la caballeriza RDI, Ivar está invicto en tres salidas, venciendo en su debut en San Isidro, quedándose luego con el Gran Premio Gran Criterium (G1), de nuevo en la grama del Jockey Club, y, por último, consagrarse como el mejor llevándose en la arena de Palermo y por varios cuerpos el Gran Premio Estrellas Juvenile (G1).

Paulo resolvió cambiar su vida en 2019 y dejó su hogar de de siempre en Los Angeles para trasladarse hasta Lexington, en Kentucky, y la decisión hoy le ha resultado favorable: “Fue un cambio muy grande, pero hoy estoy contento. Para el 1 de mayo tendré 35 caballos a mi cargo, y varios de ellos que me generan buenas expectativas, pues, además de Ivar, me acaba de llegar Intuicao (Wild Event), que ganó G3 en Brasil y viene de ser tercera en el Grande Premio Henrique Possolo (G1), las 1000 Guineas en Gávea…”, se ilusiona.

Nacido en San Pablo, Brasil, y con 52 años, Paulo Lobo es tercera generación de preparadores. Nieto de Trajano Lobo e hijo de Selmar, ambos ganadores de estadísticas en Cidade Jardim, tiene en sus manos al crack Ivar, con el que se ilusiona con regresar a los primeros planos.

Tiene la experiencia necesaria y la categoría justa para aprovechar el talento de un caballo diferente, aunque, él, como todos, sabe que el camino siempre tiene espinas. La ilusión es grande y ahora deberá esperar que el panorama se aclare para poner proa hacia un nuevo objetivo, que le permita a Ivar empezar a mostrar toda su capacidad y a hacer realidad los sueños que sus triunfos de 2019 generan.

Diego H. Mitagstein