La noticia se conoció este jueves, y ahora será nuevo reproductor en el Shadai Stallion Station, junto a Kitasan Black, su padre

Se terminaron las especulaciones. En la madrugada se conoció una noticia que envuelve cierta tristeza para los fanáticos de la hípica, aunque también resultaba un tanto esperable. Equinox, el mejor caballo del mundo según la Federación Internacional de Autoridades Hípicas en 2023 y brillante ganador el último domingo de la Japan Cup (G1) en el césped del Hipódromo de Tokyo, fue retirado definitivamente de las pistas y servirá desde la próxima temporada en el Shadai Stallion Stations, en Hokkaido.

Sin demasiados detalles de por medio, la novedad se desparramó por los diferentes sitios asiáticos, apenas unas horas después de que también se supiera que Mage (Good Magic), que se impuso en el más reciente Kentucky Derby (G1), también era enviado para la cría (como se comenta en esta misma edición).

Criado por Katsumi Yoshida en su Northern Farm, entrenado por Tetsuya Kimura y portando la chaquetilla del Silk Racing Company, Equinox ganó en sus dos apariciones a los 2 años, incluso en el Tokyo Sports Hai Stakes (G2). En 2022fue segundo en el Tokyo Yushun (G1) y en el Satsuki Sho (G1), el Derby y las 2000 Guineas niponas, para luego imponerse en el Tenno Sho Autumn (G1) y en el Arima Kinen (G1), lo que le valió ser considerado como Caballo del Año y Campeón 3 Años Macho.

En 2023 reprisó venciendo en el Dubai Sheema Classic (G1) de Meydan, en los Emiratos Arabes Unidos, luego conquistó el Takarazuka Kinen (G1), nuevamente el Tenno Sho Autumn -en tiempo récord mundial para los 2000 metros de césped- y cerrando su campaña con el mencionado éxito en la Japan Cup. En total, sumó 9 apariciones, con 7 primeros puestos y 2 segundos y llegando a los 12.558.668 dólares en premios.

Equinox es hijo de Kitasan Black, que también es reprodutor en el Shadai Stallion Station, por Black Tide (Sunday Silence) y que fue dos veces Caballo del Año en Japón, destacándose su victoria en la Japan Cup y habiendo producido ya 7 ganadores clásicos.

La madre del crack es Chateau Blanche (King Halo), que supo vencer durante su paso por las pistas en el Mermaid Stakes (G3) y que dio otros 3 hijos ganadores, entre ellos, a Weiss Meteor (King Kamehameha), titular del Radio Kinnei Sho (G3) y del Metropolitan Stakes (L).

El pedigree materno no es el punto más fuerte para Equinox. Maison Banche (Alleged), su tercera madre, fue placé clásica y es hermana materna de Balleroy (Kaldoun), que en Francia se impuso en el Prix de Guiche (G3), además de ser segundo en el Prix Jean-Prat (G1) y en el Prix Conde (G3).

Todavía no se determinó el valor del servicio de Equinox, aunque el Shadai reveló hace sólo unos días los valores de sus caballos para 2024 y Kitasan Black, que fue el que más yeguas sirvió este año, doblando su costo hasta los 124.000 euros.

Todos los medios coinciden en que, como es usual en Japón con los caballos más destacados, una despedida formal se elaborará alrededor de Equinox, casi con seguridad, el día en que se dispute el Arima Kinen, la carrera más popular del año allí.

Consultado por el Thorouhgbred Daily News, Naohiro Goda, uno de los principales periodistas en Japón, destacó desde las ventas de Tattersalls, en Inglaterra, que “La ceremonia no ha sido confirmada aún, pero los muchos fanáticos de Equinox seguramente darán el presente para decirle adiós”.