La yegua de Pozo de Luna batió por cómodos 4 cuerpos a la brasileña Harbor Belle en la prueba central del miércoles en San Isidro

El Stud-Haras Pozo de Luna está de racha y, se sabe, cuando los planetas se alinean, se alinean. El turf tiene esas cosas, a una etapa negativa le sigue una positiva y que hay que aprovechar al máximo, tal como ahora está haciendo la divisa del empresario mexicano José Cerrillo.

En un 2020 pleno de éxitos, ahora fue Hellas Verona la que aportó otro festejo interesante para aquellas sedas, quedándose con el Handicap Condal (2000 m, arena), la prueba central de otro miércoles de nivel bajo en el Hipódromo de San Isidro, a esta altura, toda una costumbre.

Por fin se le dio a la hija de Interaction ganar fuera del ámbito platense, donde había sumado sus tres discos anteriores. Apoyada en la maduración, en el mejorar con la distancia y en una ubicación ideal dentro de la escala de peso, fue implacable en la recta final, tras mantenerse expectante durante la mayor parte del recorrido mientras la gran favorita French Beach (Treasure Beach, 58 1/2) marcaba el paso.

El paraguayo Eduardo Ortega Pavón tuvo paciencia en sus riendas, aún cuando frente a las primeras tribunas se enredó un cachito al fracasar en su intento de abandonar los palos. Pero volvió hacia adentro con Hellas Verona, pasó por “donde no se debe pasar” y el resto fue pura comodidad.

Al cruzar la meta, lo hizo con 4 cuerpos de ventaja sobre la brasileña Harbor Belle (Wild Event, 55), que por idéntico margen dejó tercera a una French Beach apagada. El tiempo de 2m3s60/100 fue más que aceptable en terreno revuelto.

Al cuidado del Team Gaitán, y con la chilena Hueyusca (Hussonet) como madre, Hellas Verona confirmó los adelantos que había exhibido en su salida previa, se metió con el mejor de los sucesos en el plano jerárquico y ahora sueña con más…