El hijo de Nathaniel será de la partida en el Brigadier Gerard Stakes (G3), donde se medirá con otro caballo notable: Hukum

ESHER, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- “Todo concluye al fin, todo termina” decía la canción de Tanguito, frase que le cae de perillas al final de una larga inactividad para el excelente Desert Crown, que este jueves en el Brigadier Gerard Stakes (G3-2000 m, césped) de Sandown Park volverá a competir después de una ausencia de casi un año.

El hijo de Nathaniel dijo adiós en su momento de mayor brillo, tras aquella maravillosa conquista en el Epsom Derby (G1), manteniendo su invicto en 3 salidas y ratificando todo lo bueno que había mostrado antes al llevarse el Dante Stakes (G2) de York.  Por 2 1/2 cuerpos superaba aquella tarde en Epsom Downs a Hoo Ya Mal (Territories), dejando atrás otros estandartes de la generación como Westover (Frankel), Stone Age (Galileo), Nations Pride (Teófilo) y Royal Patronage (Wootton Bassett), entre otros.

Pasaron 355 días desde la tarde de gloria de Desert Crown, y a su alrededor todo es expectativa. “No creo que la distancia vaya a ser un problema para él, más allá de que sepamos que lo que da sobre 2400 metros. Es un caballo que puede sortear ese cambio, no será un problema. Es muy versátil en temas de táctica, y eso es también lo que lo hace tan bueno. Corrermos con Solid Stone (Shamardal) para estar seguros de que habrá ritmo al frente, y dejamos pasar una carrera en Chester para usar su velocidad aquí”, contó al Racing Post Bruce Raymond, manager de Saeed Suhail, manager del crack y de su pacemaker, ambos preparados por Sir Michael Stoute.

En el Brigadier Gerard se producirá otro gran retorno y tras idéntico margen de tiempo. Será el turno del regreso también para Hukum (Sea the Stars), que en su despedida superaba por 4 1/4 cuerpos a Pyledriver (Harbour Watch) en el Coronation Cup (G1). De formidable campaña, el fondista de Shadwell y hermano entero del crack Baaeed. Debió ser operado tras aquella carrera y 3 tornillos le fueron insertados en una de sus patas, de allí tan larga espera.

Para las casas de apuestas, el enemigo es Cash, de campaña corta y en ascenso y que viene de secundar desde 3/4 de cuerpo a Chindit -el mismo que la semana última llegó segundo de Modern Games (Dubawi) en el Lockinge Stakes (G1)- en el Howden Bloodstock Paradise Stakes (L) de Ascot, aunque sobre una milla. Cómo asuma el salto en la distancia ante tan bravos rivales será la pregunta a contestar para el hijo de Shamardal.