En 5 de las últimas 10 ediciones de la gran prueba de San Isidro, el ganador venía de quedarse con la preparatoria

Con el Gran Premio Jockey Club (G1) ya al alcance de la mano, resulta interesante aportar el dato de la gran influencia que ha tenido en sus últimas ediciones el Clásico Ensayo (G2), el preparatorio de siempre que en el Hipódromo de San Isidro se corre de cara al “Classic” más antiguo del país.

De las últimas 10 ediciones de la segunda etapa de la Triple Corona nacional, 5 de los ganadores se quedaron antes con el Clásico Ensayo, es decir, el 50 por ciento.

City Banker (Lode) (foto) se llevó ambas pruebas en 2008, y al año siguiente Interaction (Easing Along) repitió la doble. Hubo que esperar hasta 2014 para que nuevamente se diera la singular cosecha, con Blues Traveler (Equal Stripes), al que 12 meses después se sumaría Hi Happy (Pure Prize). Por último Village King (Campanologist) unió ambas pruebas el año último, situación que ahora buscara volver a poner en vigencia Teodisio Joy (Fortify).

Bastante particular resulta que hasta el triunfo de City Banker, y desde 1990, ningún 3 años había podido ganar el Ensayo y luego el Jockey Club, aunque varios sí estuvieron cerca. Bat Atico (Batty, 1995), De Un Suspiro (Intérprete, 1997) y Mars Attack (Halo Sunshine, 2003) llegaron segundos en la gran carrera de San Isidro tras quedarse con la preparatoria.

Como contrapartida, tras ser segundos en el Ensayo, Huído (Ataviado, 1993), Have a Champ (Ski Champ, 1998), Lancettier (Numerous, 2003), Latency (Slew Gin Fizz, 2004) y Gran Estreno (Lucky Roberto), se llevaron la copa de la segunda escala de la Triple Corona tras llegar segundos en el Ensayo.

Los tres primeros hace unas semanas en la preparatoria estarán este sábado en San Isidro corriendo el Jockey Club, con la posibilidad de seguir fortaleciendo una tendencia que hasta hace poco era un imposible.