El hijo de Il Campione ganó de punta a punta y por 7 cuerpos en un tiempazo para los 1400 metros; la potranca Heartstopper debutó con suceso pese a quedar muy lejos en el comienzo

A pesar del clima desapacible, la reunión del lunes en el Hipódromo Argentino de Palermo fue de esas que tuvieron gran atracción en la pista, con muchas carreras para observar y disfrutar. Por supuesto que el Handicap Arturo A. y sus 2500 metros ocuparon el lugar jerárquico, con Demostrame (Endorsement) dando la nota, pero hubo varios ganadores más que merecieron destaque.

Sin dudas, dentro del plano condicional, la vuelta al ruedo de El Epecuen fue lo más llamativo, tanto por el concepto altísimo que siempre mereció entre su equipo por la forma en que concretó su regreso. Tras una derrota inesperada hace 3 meses, el hijo de Il Campione e Irishness (Intérprete) mostró su enorme talento en los 1400 metros del Premio Remen.

Con Juan C. Villagra en sus riendas y preparado por Miguel Cafere, el zaino lideró de principio a fin, ofreciendo un verdadero show en el derecho para vencer por 7 cuerpos a Flying to the Sky (Señor Candy) en formidables 1m21s96/100 sobre cancha fangosa y sin hacer ningún tipo de esfuerzo.

“Tuvo un problema cuando lo llevamos a San Isidro a correr el Gran Criterium (G1), desacomodándose de las patas, pero ahora sí está como nosotros queríamos y es un caballo serio, bueno”, contó Villagra tras la foto, entusiasmado al máximo con el futuro del crédito del Stud JCV. De 3 años, El Epecuen, criado en el Haras El Paraíso, suma ahora 3 victorias en 5 salidas.

Más temprano, también sobre 14 cuadras, se midieron potrancas de 2 años perdedoras, donde Heartstopper (Dabster y Hareer, por Equal Stripes), reservado del Al Adiyaat, la divisa del Sheikh Mohammed Bin Khalifa Al Maktoum, tuvo el mejor de los estrenos.

Con el respaldo de la preparación de Roberto Pellegatta y Juan C. Noriega en sus riendas, lo de la colorada fue muy meritorio, pues quedó lejísimo en los primeros tramos, fue recuperando terreno por dentro en la curva y en la recta final mostró tenacidad para avanzar hasta dominar en la cuadra final a Operatoria (Vástago Salvaje) y superarla por 3/4 de cuerpo tras 1m23s71/100 (lo de El Epecuen, queda claro, fue de otro planeta…).

Ya libre de la inexperiencia, Heartstopper seguramente dará que hablar en el proceso selectivo, sobre todo, a medida que las distancias se vayan estirando y de la mano de su genética y el vareo inoxidable de su preparador…