El hijo de Il Campione (foto) y la hija de Most Improved dejaron muy buena impresión venciendo de punta a punta sobre 1400 metros

Otra vez una reunión fuerte desde lo técnico tuvo una respuesta acorde en materia de apuestas. En el sábado del Hipódromo de San Isidro, donde sobresalieron los clásicos Paseana (G2) y Olavarría (G3), pasaron por ventanillas 81.873.845 pesos, con un promedio por carrera de $ 5.458.256, ratificando que la vieja fórmula no pierde vigencia.

Y debe pensarse que todo podría mejorar hasta vaya uno a saber dónde si la lotería provincial se pusiera de una vez por todas los pantalones largos y permitiera el desarrollo libre de otras formas de captación de apuestas como el juego online y el commingle, trabados entre burócratas y palos en la rueda que ponen muchos, incluídos, los “nuestros”.

En la pista, además de la doble tanda jerárquica, hubo lugar importante para los 2 años, midiendo lo que serán el mes próximo los grandes premios Gran Criterium (G1) y de Potrancas (G1), sobre la milla de grama y para potrillos y potrancas, respectivamente.

El Stud Mamina sigue en estado de gracia y el fin de semana sumó otro proyecto de buen caballo. Inmejorable fue el debut de El Estelar, hijo de Il Campione (Scat Daddy) y Danskin (Southern Halo) criado en el Haras El Paraíso, y que hizo centro de entrada en los 1400 metros del Premio Dando Amor. Cotizado favorito en un grupo de “totalizador parejo”, el zaino corrió adelante desde la partida mostrando su inexperiencia durante la mayor parte del desarrollo, pese a lo cual se desprendió son solvencia en el derecho para ponerse a cubierto de la carga de Dr. Legasov (Catcher In the Rye), finalmente su escolta al cabo de 1m24s23/100. Miguel Cafere s encarga de ponerlo a punto y Juan C. Villagra estuvo en sus riendas.

A renglón seguido llegó el turno de las potrancas, con Lindaflor La Violeta (Most Improved e Iza, por Mount Nelson, Haras Rodeo Chico), livianita de físico pero muy corredora. De buen tercero debutando, la zaina a cargo de Juan Oural para la caballeriza Abu-Manza vino siempre al frente y estuvo firme en el derecho hasta doblegar por 3 cuerpos a Agua Cordillerana (Interdetto), mejorando la marca de El Estelar al emplear un tiempo de 1m24s10/100.

Wilson Moreyra estuvo en las riendas de la colorada, menuda de físico (pesó 422 kilos) pero con un interesante poder corredor que ahora podría llevarla al mencionado Gran Premio de Potrancas del mes próximo.