Potrillos y potrancas enfrentan el primer paso fuerte del proceso selectivo del primer semestre; grupos numerosos y altamente competitivos en los partidores

Y casi sin darnos cuenta, porque el tiempo pasa implacable, el proceso selectivo para los productos nacidos en 2017 comienza poco a poco a adentrarse en su etapa más importante del primer semestre. Después de esa muestra interesante que siempre resulta el cruce mixto en el Clásico Congreve (G3-1000 m, césped) de San Isidro, potrancas y potrillos encaran sus caminos individuales con el Carlos Casares (G3-1000 m, arena) y el Guillermo Kemmis (G3-1000 m, arena), respectivamente, turnos que estarán a la cabeza de las expectativas dentro de la impecable jornada que organizó para este sábado el Hipódromo Argentino de Palermo, apoyada en los caballos más jóvenes también desde lo condicional y con el aporte muy valorable que hará ya a la nochecita el Clásico Haras Argentinos (L-2000 m, arena).

Elevada la anotación para ambas competencias, lo que propone un espacio competitivo al máximo. Los encargados de romper el hielo serán los machos, con 12 nombres midiéndose en el Kemmis alrededor de las 15,30.

El cruce promete al máximo, con el marplatense Affable buscando extender sobre la tierra porteña el dominio que evidenció hasta ahora en el óvalo de La Plata, donde se mantiene invicto después de conseguir tres cómodas victorias. Abrió su serie en la clasificación y en la final del Clásico Precoces para luego agregar a su cuenta el Clásico Nueva Generación, siempre dando la impresión de no tener necesidad de utilizar todas sus energías.

Defensor del Stud Nuestras Hijas y al cuidado de César Zapico, contará con la nada despreciable compañía de Top One City (Cityscape), que ya lo escoltó desde 1 1/2 cuerpo en la resolución del torneo para precoces sureño.

Gustó sobremanera lo que hizo Jean Honore (Angiolo) cuando debutó hace unas semanas sobre esta misma pista, dominando a placer y superando por 5 cuerpos a Lapatium (Portal del Alto), que desquitó casi de inmediato. La línea es fuerte para el crédito del Stud Mamina, que tendrá otra carta en Always Remember (Angiolo), tempranero vencedor en la grama del norte y luego de floja gestión en el Congreve.

Otro que encantó cuando vio acción por primera vez fue Splendid Key (Key Deputy) (foto), despachando por 4 cuerpos al mismo Dear Lenovo (Lenovo) que luego ganaría claramente y que también estará ahora en los partidores. En ese grupo de avanzada, la experiencia que sumó Gigantesco (Montañez Tom) con su tercero en el Congreve puede ser importante, tanto como la velocidad que ya mostraron Seteado Joy (Fortify) y Atrevico Cry (Remote).

Ya en el marco de lo que será el Clásico Carlos Casares, la expectativa no es menor, pues reunió a la mayoría de las potrancas que mejor causaron hasta el momento. Por caso, quizás esté un escaloncito arriba Nashin Blue, perteneciente a la primera generación del talentoso Le Blues (Roman Ruler) y hermana materna de un velocista de tenor como Nashville Texan (Forestry).

Portando los colores de Santa Elena se lució a fines de diciembre en esta mista pista y distancia, dominando con solvencia y por 3 cuerpos a Litigada Mani (Manipulator) y dando la sensación de que no dejó al descubierto todos sus naipes.

En La Plata, Zenda Bohemia (Remote) fue dominadora excluyente del Clásico Precoces versión hembras y ahora expone su invicto en una pista que desconoce.

Siempre presente en estas pruebas, y habiendo ganado varias de las últimas ediciones, El Alfalfar juega dos bolillas interesantes con Amiga Mía Song y Angustia Song, ambas de la primera camada de Alcindor (Unbridled’s Song), Leading Freshman Sire a la fecha.

Otra Alcindor, Amalfi Song debutó y ganó aquí, al igual que Santa Halo (Sebi Halo) lo hizo en San Isidro; por otra parte, después de lucirse haciendo chices en el centro, Simplify (Zensational) vendió cara su derrota en el Congreve de San Isidro, escoltando desde 2 1/2 cuerpos a Important Date (Expressive Halo), lo que ahorra comentarios mayores…