Se resintió de una lesión en los Estados Unidos; la expectativa pasa por recuperarlo para correr

En cuestiones de caballos, no siempre las cosas salen como se quiere. En rigor de verdad, muy pocas veces los planes se concretan tal cual se sueñan; se sabe, los imponderables en este bello deporte están siempre a la orden del día. En el Stud Las Monjitas existía una enorme expectativa por ver competir en las pistas de los Estados Unidos a Glorious Moment, uno de los mejores fondistas de los últimos tiempos. Sin embargo, mientras hacía movimientos de pretraining, recrudeció una vieja lesión en uno de sus tendones y la expectativa se truncó.

La decisión con el hijo de Treasure Beach fue enviarlo de regreso al país, donde llegó hace unos cuantos días, siendo alojado en el Haras El Gusy. Cuenta Hernán Gasibe, parte del equipo de la divisa de Camilo Bautista: “Intentaremos una vez más recuperarlo para la competencia, es el plan. El doctor Ernesto Leveratto junto con Alberto Mosca le hicieron un tratamiento con células madre y ahora estamos esperando a ver cómo reacciona para ahí sí tomar una decisión final”.

De 5 años, Glorious Moment ganó en 5 de sus 13 salidas a la pista, llevándose de potrillo el Clásico de la Provincia de Buenos Aires (G2) y, el año último, hilvanando el Gran Premio 25 de Mayo (G1), el Clásico Chacabuco (G2) y el Gran Premio General San Martín (G1), tras el que sufrió el problema en su mano que ahora vuelve a tener su campaña contra las cuerdas. 

Entre mimos y los mejores cuidados, el zaino le pone toda su calidad a un momento difícil, aunque en casa, todo es más fácil.