La gran fiesta del 1 de mayo llega con sus 6 G1; El Kódigo y Mezzopiano van ante los más experimentados Irwin y Jazz Seiver

Siempre se dice que el del turf es 24 x 7; que no hay descanso; no hay pausa. Y tan a pecho se lo toma la actividad que tiene en el 1 de mayo, el Día del Trabajador, a una fe sus fechas más importantes. Desde hace ya mucho tiempo es el lugar en el mundo que el Hipódromo de Palermo encontró para que la fiesta del Gran Premio República Argentina (G1-2000 m, arena) dejara de ser intrascendente para ocupar un espacio central en el calendario.

Llega hoy una nueva versión para la carrera más fuerte de cada temporada para los caballos mayores en el centenario escenario de Avenida del Libertador y Dorrego; otra tarde donde el público podrá disfrutar a pleno de la grandeza del deporte de los reyes; de 6 G1 y también de muchos entretenimientos planteados para la familia y, seguro,  tribunas repletas.

Esta vez habrá 16 ilusiones en los partidores, dándole forma a un grupo con figuras varias, con caballos buenos de por medio intentando ofrecer uno de esos finales difíciles de olvidar, como para darle el marco perfecto a la fiesta.

Cuesta encontrar un candidato firme con casi todo lo mejor a disposición confirmado para ser de la partida, como el caso de El Kodigo, el hijo de Equal Stripes con el que el equipo liderado por Roberto Pellegatta y Juan Saldivia buscarán escribir una página más de gloria.

Del Stud Juan Antonio, es ni más ni menos que el ganador del último Gran Premio Polla de Potrillos (G1), emblemático si los hay, y que acaba de superar la reprise con una gestión convincente y que lo ayudó a completar formas. Gustavo Calvente quedó encantado con todo lo que hizo el zaino después y si el hombre lo dice…

Tras secundar al Caballo del Año Ever Daddy (Daddy Long Legs) en el Gran Premio Nacional (G1), El Kódigo se tomó 4 meses para regresar y su victoria por el pescuezo sobre Mezzopiano (Daddy Long Legs) fue interesante.

Pero también lo fue lo que hizo su escolta, corriendo enojado un buen trecho y obligando al gran favorito a tener que emplearse para conseguir el objetivo. Francisco Leandro se quedó con el potrillo que Eduardo Tadei pone a punto para Sebastián Di Nucci y su gente, y la chaquetilla del Etoile, una de las más antiguas del turf nacional, sueña con dar el golpe.

Entre los mayores los principales aspirantes a la copa son Irwin (Seek Again) y Jazz Seiver (Super Saver), múltiples titulares de G1 ambos. 

El primero falló en el Longines Latinoamericano (G1) y salió de escena, cambiando de cuidador 2 veces desde aquella tarde a este 1 de mayo, en una zaga ya ridícula. Caballo del Año, Campeón 3 Años Macho y Campeón Fondista, ya ganó en Palermo la Polla y el Nacional, y de abrochar el República Argentina (G1) habrá logrado el Grand Slam. Dicen que vuela de mañana y siempre la tendencia es a pensar lo mucho mejor que hubiera sido de haber tenido una campaña normal y de no haber vivido de mudanza en mudanza.

Jazz Seiver se hizo famoso de potrillo, llevándose las 2000 Guineas (G1) sobre el césped de San Isidro, y ahora acaba de conquistar en la arena local el Gran Premio de Honor (G1). Siempre jugado a su atropellada, apuesta a pleno para brillar.

Crazy Talent (Equal Talent) y Standardt (Manipulator), segundo y terceero en el Honor, respectivamente; el experimentado Pepe Joy (Fortify), el otro G1 de la nómin; Larry Bird (Fortify) y Nochero Querido (Most Improved) son otros de los caballos que irán por la victoria en un Repúblic Argentina que promete recompensar al público con un show maravilloso.