La cabaña de Samuel y Guillermo Liberman dejará de trabajar en noviembre próximo, focalizandos su operación en Uruguay y Estados Unidos

Por Diego H. Mitagstein

El 2020 no será recordado como un año generoso por la actividad hípica en la Argentina. Si como todo lo que viene pasando no fuera suficiente, por estos días se confirmó una noticia que es un verdadero golpe al corazón: después de casi 80 años, el Haras de La Pomme abandonará la cría del caballo sangre pura de carreras aquí, para continuar adelante con sus proyectos en Uruguay y en los Estados Unidos.

La cabaña de Samuel y Guillermo Liberman, que había achicado bastante su stock en los últimos meses, dirá adios en noviembre, enviando el remanente de sus yeguas madres a la otra orilla y reubicando a Señor Candy (Candy Ride), su muy generoso padrillo, en un haras de primera línea y sobre lo que se harán anuncios en los próximos meses.

“La coyuntura local influye y desde hace ya unos años que ni Guillermo ni Samuel Liberman viven en Argentina. Hace muchos años el haras tiene presencia importante en Uruguay y en los Estados Unidos y allí es donde se desarrollarán más de aquí en adelante. El panorama en Argentina no es el más alentador”, argumentan desde la cabaña para haber tomado una decisión de fin de ciclo.

La Pomme fue fundado en 1941 por Roger Guthmann y sus hermanos sobre la ruta 31 en San Antonio de Areco, en lo que originalmente se emplazaba la Estancia La Fe, allí donde Ricardo Güiraldes escribió parte de su célebre obra Don Segundo Sombra.

Roger Guthmann era hijo de Simón, por entonces dueño de la firma Molinos Río de la Plata y que en 1922 llevó a Francia al caballo Biribi (Rabelais) y al jockey uruguayo Domingo Torterolo para ganar el Prix de l’Arc de Triomphe y la edición inaugural del Grand Prix de París. Allí, en Normandía, adquirió un campo que era originalmente utilizado para el cultivo de manzanas y donde inauguró el Haras de la Pomme, donde comenzaría con la cría de SPC en el primer paso de lo que de la mano de Roger sería su versión argentina.

Por La Pomme pasaron en aquellos años padrillos como Birikil (Biribí), Cameronian (Pharos) -ganador del Epsom Derby y de las 2000 Guineas inglesas-, y Foxhunter (Foxlaw), titular de la Ascot Gold Cup. Con semejante carga genética no resultaría extraño que se criaran caballos de la talla de Again (Foxhunter), Swing (Foxhunter), Imbroglio (Again), Niarkos (Again) o la fabulosa matrona Foxona (Foxhunter). Por La Pomme también pasó la fantástica La Mission (Congreve), única cuádruplecoronada del turf nacional…

La llegada de Samuel…

En noviembre de 1985 el Haras de la Pomme ingresaría en una nueva pero igual de exitosa etapa, al ser adquirido por el empresario Samuel Liberman. Con la dirección general de Juan Garat y el asesoramiento del preparador Adolfo P. Giovanetti se le dio una impronta moderna, aunque respetando el nombre y los tradicionales colores marrón y blanco de su chaquetilla, como así también mucho de sus hermosísimos edificios.

Se realizó una mezcla de buenos vientres nacionales  con otros adquiridos en los Estados Unidos y el éxito de siempre de la cabaña fue evidente. 

Cómo habrá sido este proceso tan virtuoso como aquél que, según números del Stud Book, allí se criaron bajo el mando de los Liberman -con el tiempo se sumaría al manejo Guillermo, hijo de Samuel- 60 ganadores clásicos, 40 de ellos de grado y 25 de grupo, lista en la que sobresalen los campeones Gentlemen (Robin des Bois), Asidero (Fadeyev), Winning Prize (Pure Prize), Painter (Robin des Bois), La Extraña Dama (Catcher In the Rye), El Sultán (Morning Bob), Tocopilla (El Basco), Miriñaque (Hurricane Cat), Indio Glorioso (Honour and Glory), Ali Bey (Robin des Bois) y Mach Glory (Honour and Glory), junto con los vencedores de máxima escala El Florista (El Basco), Come Into (Honour and Glory), Trenzado (West by West), Just In Jet (Just In Case), Beau Fete (Beau Sultan), Queleden Candela (West by West), El Rey Sol (Sings), Best Bob (Lode), Subversión (El Basco), La Severa (Thunder Gulch), El Trenzador (Mat Boy), Lord Grillo (Engrillado) y El DT (Señor Candy).

Si hubo algo en lo que de La Pomme siempre sobresalió fue en su cariz internacional, tanto a través de su propia chaquetilla y de diversas aventuras en el exterior como por la notable campaña de sus criados en pistas del extranjero.

Quizás el emblema en ese sentido sea un crack inolvidable como Gentlemen (Robin des Bois), que en los Estados Unidos fue uno de los más grandes caballos adultos de su tiempo, totalizando en premios 3.608.558 dólares y ganando pruebas de la jerarquía del Pacific Classic Stakes (G1), la Hollywood Gold Cup (G1) y el Pimlico Special (G1). Antes, en Argentina, fue Campeón 3 Años Macho tras quedarse con los grandes premios Nacional (G1), Polla de Potrillos (G1) y 2000 Guineas (G1).

Lord Grillo (Engrillado) también levantó alto la bandera de La Pomme en el Norte, convirtiéndose en el único caballo argentino que ganó un G1 a los 3 años allí, cuando en el Malibu Stakes (G1) de 1997, batiendo al tordillo Silver Charm (Silver Buck), que esa temporada había vencido en el Kentucky Derby (G1) y el Preakness Stakes (G1).

Winning Prize fue otro de los productos criados por los Liberman que pudo ganar G1 en los Estados Unidos; hoy es ya un padrillo a seguir de cerca con su primera generación en el país. A esa lista de notables se suman El Trenzador, Tocopilla.

La vigencia de La Pomme en el escenario del caballo de carrera en Sudamérica está muy bien representada en la actualidad por Ajuste Fiscal (Ioya Bigtime), el Caballo del Año reinante en Uruguay y que en unas semanas partirá hacia los Emiratos Arabes Unidos por cuenta de los Liberman para probar fortuna en el Carnaval Internacional de Meydan, con la idea de llegar a algunas de las pruebas que a fines de marzo próximo formarán parte de la noche mágica de la Dubai World Cup (G1).

En Uruguay es justamente donde La Pomme sí seguirá trabajando, con un grupo de 20 yeguas madre y varios otros ejemplares en entrenamiento, a los que se suman 3 potrancas de gran origen que hoy están bajo el entrenamiento de Ignacio Correas (h.) en los Estados Unidos, haciendo su camino hacia el debut. Allí también está viviendo la campeona La Extraña Dama, que esta temporada parió una hermosa potranca por Candy Ride y que se encuentra preñada por otro caballo excepcional como Ghostzapper.

El viejo campo de la Ruta 31 terminará su virtuoso servicio para con la hípica nacional y La Pomme argentina se convertirá en historia, siguiendo el camino que hace poquito nomás emprendieron La Quebrada (aunque sigue trabajando bajo otro formato) o La Biznaga, dándole fin a una época de gloria absoluta de nuestro turf y a la que también le dieron forma otros haras entrañables como Ojo de Agua, Comalal o el Argentino, sólo por nombrar algunos.

La chaquetilla blanca y marrón con el moñito seguramente no se vaya a ir nunca de nuestras pistas, aunque para la hípica nuestra, golpeada por donde se la mire, la noticia de la desaparición de La Pomme como haras es un golpe doloroso al corazón de la tradición.