El Malibu Stakes, cuando el argentino Lord Grillo le ganó a Silver Charm…

904

La tradicional carrera de Santa Anita Park vivirá este sábado una nueva versión; un recuerdo histórico para el turf nuestro

La temporada de invierno en Santa Anita Park, California, Estados Unidos, abrirá este sábado, y entre sus muchas carreras importantes aparece una muy afín a la hípica argentina, histórica, sin dudas. Cada versión del Malibu Stakes (G1-1400 m, arena) hace volver a la memoria el recuerdo de Lord Grillo batiendo al campeón Silver Charm (Silver Buck) en 1997, cuando el mundo hípico cayó rendido a los pies del hijo de Engrillado.

No sólo porque venció al crack de la generación cobra jerarquía el éxito del zaino que crió el Haras de La Pomme y que defendía los colores del Cobra Farm, de Gary Biszantz, un enamorado de la hípica nuestra y que también disfrutó de Venusberg (Southern Halo), Brunilda (Mutakddim), Solarana (Mutakddim). Hay un dato que lo hace diferente, y es que es el único triunfo de G1 que un crédito nacional alcanzó a los 3 años en el norte, una circunstancia casi imposible.

En Lady Match (Match the Hatch), Lord Grillo fue exportado después de ganarle a Handsome Halo (Southern Halo) en el Gran Premio Estrellas Juvenile (G1), y había debutado en el norte un mes antes del Malibu, llegando segundo de Flaming West (Gone West) en Hollywood Park, como gran favorito.

Esa tarde lo condujo Chris McCarron, que sería reemplazado para el gran desafío por el talentoso Eddie Delahoussaye, ya que aquél debía cumplir con su compromiso en la cruz de Mud Route (Strawberry Road), que era preparado por Ron McAnally y corría para Janis Whitham, la misma dueña de Bayakoa (Consultant’s Bid).

Aquella temporada Silver Charm había brillado ganando el Kentucky Derby (G1) y el Preakness Stakes (G1), quedando a las puertas de alzarse con la Triple Corona cayendo por apenas 3/4 de cuerpo frente a Touch Gold (Deputy Minister). Para el tordillo, el Malibu, en el que fue, obviamente, gigantesco favorito, representaba su reprise después de aquella carrera en Belmont Park.

Al cuidad de un por entonces ignoto Mike Puype, Lord Grillo corrió de los últimos, empezó a mejorar en el codo y en el disco logró dar cuenta de Silver Charm, batiéndolo por medio largo en 1m21s46/100, con la salvedad de que para el tordillo el tránsito fue un problema; detrás del argentino también quedaban Swiss Yodeler (Eastern Echo), Crypto Star (Cryptoclearance) y el mencionado Mud Route.

Pero la historia entre Lord Grillo y Silver Charm no terminaría allí; al mes, el San Fernando Breeders’ Cup Stakes (G2), ahora sobre 1700 metros, vería la revancha entre ambos, con el crack de Bob Baffert poniendo “las cosas en su lugar” dejando tercero al argentino, con Mud Route segundo.

Esa actuación, y su campaña tan temprana, dando ventajas por su nacimiento, le costó un año de recuperación a Lord Grillo, que regresaría ganando en enero de 2019 un optional claiming en Santa Anita, gestión, que paradójicamente, acarrearía su festejo final en el norte.

De allí en adelante sumaría cuartos en el San Antonio Handicap (G2), en el San Carlos Handicap (G2), en el Commonwealth Breeders’ Cup Stakes (G2) y en el Churchill Downs Handicap (G2), además de ser quinto en el Metropolitan Handicap (G1).

Allowances y claimings verían cerrar su campaña, esa que bajo ningún punto de vista quedará en el olvido, todo por aquella fantástica tarde en Santa Anita Park cuando rompió todos los pronósticos bajándole el copete a un campeón como Silver Charm…

Diego H. Mitagstein