Los jockeys, con el apoyo de muchos cuidadores, habrían tomado la decisión de no competir ante el pésimo estado de la pista y el incumplimiento de varias promesas de la Administración

LA PLATA.- El pésimo trabajo que se viene realizando al frente de la Administración del hipódromo de esta ciudad, derivaría este martes en el primer día sin carreras del año, ante una medida de fuerza que realizarían los jockeys, apoyados por muchos cuidadores y propietarios ante el pésimo estado de la pista principal y el incumplimineto por parte de Pablo Oriolo y Javier Denis de varias cuestiones a las que se habían comprometido ya hace meses.

Ya el domingo empezó a circular en las redes una placa que indicaba que se «daba por cancelada» la reunión del martes 11 de enero pues no se habría cumplido lo pactado en una reunión realizada el 4 de este mes con Denis, el Sub Administrador y que consistía en el arreglo de la cancha de correr y la de vareo, a lo que luego se sumaron otros reclamos como la falta de seguro para los jinetes y el estado deplorable de la empalizada, que con el viento hay tramos en los que se cae, siendo un verdadero peligro para la salud de profesionales y caballos. También el pago de premios es motivo del reclamo, pues recién se están abonando las carreras realizadas en noviembre, cuestión que, en un contexto de alta inflación, es sin dudas un dato para nada menor.

Como contrapartida, el Hipódromo de La Plata publicó en la noche de domingo en sus redes sociales que «Ante las versiones que circulan y a los fines de seguir avanzando (¿?) en la mejora de nuestro hipódromo maltratado durante tantos años, queremos afirmar el compromiso asumido en la reunión llevada a cabo el 4 de enero entre autoridades del hipódromo y jockeys. En dicho encuentro reafirmamos el trabajo de todo el equipo de gestión para seguir mejorando diariamente la pista principal y las auxiliares, lo cual se verá plasmado en la reunión del martes 11 de enero».

Hace tiempo ya el Bosque se cae a pedazos, con una infraestructura que ni siquiera fue «acomodada» cuando el 19 de noviembre último se corrió el Gran Premio Dardo Rocha (G1), como era usual. «No andan ni las luces de la pista, y nadie quiere prestar servicio al hipódromo porque no pagan. Tuvieron hasta amenazas de contratistas por incumplimiento», aporta una fuente. Nada que asombre para una gestión estatal paupérrima en el tercer hipódromo más importante del país, del que va quedando nada más que la pasión…