El hijo de Violence quedó como líder de la generación en la arena después de una victoria contundente; ahora lo esperan las Estrellas

Por Diego H. Mitagstein

Entre los machos de dos años en la arena, el ranking lucía bastante abierto antes de que este sábado se corriera en el Hipódromo de Palermo el Gran Premio Montevideo (G1-1500 m, arena), pero después del sólido y sorpresivo triunfo del pampeano Fiel Amigo la generación tiene un líder con merecimientos.

Fue notable la gestión del hijo Violence, que con Rodrigo Blanco en sus riendas -y abriendo su destacadísimo doblete de G1 en la tarde-transformó en despareja una carrera competitiva, liquidando a sus rivales en el derecho con una soltura llamativa y sin hacerse demasiado problema al saltar en la distancia. En rigor, fue una continuidad de todo lo bueno que había mostrado cuando quedó tercero en el Clásico Santiago Luro (G2), detrás de Goteo Key (Key Deputy) y He’s Cool (Endorsement), al que había arribado tras salir de perdedor sobre un kilómetro.

Nunca demasiado lejos del puntero Ubridled Glorioso (Hurricane Cat), Fiel Amigo encimó al pisar la recta por la mitad de la pista y poco tardó en adueñarse de la situación, comenzando a separarse de allí en más hasta acumular en el disco 5 cuerpos de ventaja sobre Amo y Señor (Angiolo), de valiente labor tras perseguir al líder. A media cabeza, en tanto, completó la trifecta el favorito Tersane (Hurricane Cat), en un tiempo soberbio de 1m26s95/100.

La carrera tuvo un momento de muchísima preocupación cuando en la mitad del derecho se fracturó una mano Goteo Key, del que Altair Domingos cayó aparatosamente quedando tendido en la arena. Fueron momentos de zozobra, aunque, por fortuna, el jockey brasileño recuperó el conocimiento en la ambulancia hasta la Clínica Bazterrica, donde se le realizaron estudios, sin constatarse, al menos hasta el último parte médico, lesiones de extrema gravedad. El potrillo, en tanto, debió ser sacrificado ante la gravedad de la lesión.

Fiel Amigo, del Stud el 30, es preparado en Santa Rosa, La Pampa, por Darío Periga, al que representó Lucio Pera, su suegro. Para el entrenador fue la segunda victoria de máxima escala de su trayectoria, y en ninguna de las dos pudo disfrutarlo “en vivo”. La anterior había sido gentileza de Hennie Six (Sixties Icon), que se benefició con el distanciamiento de Ondina Dubai (E Dubai) en el Gran Premio 1000 Guineas (G1) de 2019.

Criado en el Haras Santa Inés, Fiel Amigo es la tercera cría de la estadounidense Poloma (Street Cry), una hija de la muy recordada Fiesta Lady (Southern Halo), que en la misma arena porteña se hiciera del Gran Premio Selección (G1) de 2007 antes de ser adquirida por el Sheikh Mohammed. Fiereze (Political Ambition), bisabuela del héroe del Montevideo, fue otra destacada corredora, al igual que Fijeza (Pepenador), la cuarta madre.

Fiel Amigo vino desde La Pampa y se alzó con el Gran Premio Montevideo para quedar al tope del incipiente ranking de los machos jóvenes en la arena y ahora tendrá la posibilidad de consagrarse como el mejor en el Juvenile (G1) de las Estrellas.