Héroe en el Guillermo Kemmis (G3), y luego lejano escolta de Río Maggio en el Luro (G2), tendrá 5 durísimos rivales en el centro

Mientras algunos productos siguen el proceso selectivo principal, otros ya se dedican exclusivamente al segmento de la velocidad, que este domingo en el Hipódromo Argentino de Palermo tendrá un cruce durísimo con una nueva versión del Clásico Carlos Pezoa.

Con 1000 metros de recorrido en la arena, 5 potrillos y una potranca empezarán a luchar por el cetro de la división, algunos de ellos pensando en el primer gran objetivo del Estrellas Junior Sprint (G3), a fines de junio, pero sobre el césped de San Isidro.

Invicto en sus dos primeras salidas, ganando incluso el Clásico Guillermo Kemmis (G3), bajo las mismas circunstancias que enfrentará ahora, El Porfeado (Emperor Richard) escoltó desde 15 cuerpos a Río Maggio (Winning Prize) en el Clásico Santiago Luro (G2), probando suerte sobre 1200 metros y con problemas para doblar… De allí que sus allegados hayan optado por devolverlo al derecho, donde será protagonista todo el año.

En su camino se cruza con el rapidísimo En Un Rincón (Manipulator), que luego de un estreno ideal aquí fue hasta la grama del norte para caer en los tramos finales del Clásico Islas Malvinas (L) ante la potranca Lagoa Pass (Distinctiv Passion). 

Gustavo Scarpello tiene confianza en que Jugadoraza, la única potranca del grupo, puede repetir ahora en el plano mejor rentado todo lo bueno que hizo en su gran estreno local, cuando se puso firme de los 300 metros al disco para terminar superando por 1 1/2 cuerpo a Kuiper (Interaction), que a vuelta de hoja desquitó sobre 12 cuadras.

Angel Piana y Claudia Bellier viajarán desde La Plata con Llaullín (Lucky Island) y Tu Fuerza (Forge), 1-2 en el Clásico Agustín B. Gambier (G3) separados por 6 cuerpos, aunque en 1200 metros. No deja de llamar la atención la inscripción para ambos, a los que se pensaba ver corriendo el Clásico Luis María Doyhenard (G3). Pero, por algo será…

Y finalmente estará en los partidores Siriri Morocho (Seize), el otro invicto del grupo, y que hizo centro de entrada en la grama norteña venciendo por 3/4 de cuerpo a Sueño Propio (Maranesi).