El Instituto Provincial de Loterias y Casinos autorizó un aforo del 50 por ciento en la capacidad a partir del 1 de octubre; pasó un año de tribunas vacías en ambos predios

Mágicamente la pandemia de Covid-19 “se acabó” en la Argentina y de tener cerradas hasta las canillas ahora el Gobierno, tras la estrepitosa derrota que sufrió en las PASO, emprendió una campaña para convencer “votantes” que incluye permitir después de un año la presencia de público en los espectáculos deportivos, incluído el turf.

Por fin llegó la notificación del acéfalo Instituto Provincial de Loterías y Casinos que indica que a partir del 1 de octubre los hipódromos de San Isidro y La Plata disfrutarán del regreso de espectadores a sus tribunas, con un aforo del 50 por ciento y cumpliendo ciertos protocolos que suenan a ridículos pensando en cómo se aflojó todo de un día para el otro.

En sus redes (si no se busca la información, no se recibe…), el Jockey Club Argentino publicó que este sábado la gente podrá volver a su pista, con el acceso para profesionales habilitado por Avenida Fleming y Márquez y el público en general ingresando por Márquez al 700. Habrá un requisito indispensable: contar con el certificado de vacunación con al menos una dósis, que deberá ser presentado al ingresar junto con el DNI y el PUIP para el día (que se tramita desde la web del hipódromo). Al entrar se tomará la temperatura y el uso de barbijo será obligatorio tanto en los sectores externos cuanto en los internos.

Por el lado de La Plata, el público volverá desde la jornada prevista para el martes 5 del corriente con normas similares, aunque desde el Bosque no se comunicaron mayores medidas, sólo la autorización provista por el Instituto Provincial de Loterías y Casinos y el aforo del 50 por ciento.

Como se sabe, ya desde hace un par de meses el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires había flexibilizado el ingreso de espectadores en el Hipódromo Argentino de Palermo, en una decisión bastante más lógica que la que se adoptó en tierras bonaerenses, donde el resultado de las elecciones contrario al oficialismo propició este tipo de medidas de contraste absoluto con lo que se venía haciendo al respecto de la pandemia. Por un voto, todo.

La buena noticia es que las tribunas de los hipódromos volverán a aportar la pasión de siempre, aunque todos quienes “vuelvan a las pistas” deberán tener los máximos cuidados, ya que, aunque para algunos el Covid-19 se terminó de golpe, es una mentira más de los políticos…