La carrera más importante del calendario llega este domingo a Maroñas; Falero en su último mitín de Reyes

MONTEVIDEO, Uruguay (De un enviado especial).- Cada 6 de enero la magia cubre el Hipódromo Nacional de Maroñas. Tienen que ver los Reyes, por supuesto, pero más todavía la pasión incaludicable del aficionado local para con una actividad a la que se lleva en el corazón. En plena temporada de verano, cuando muchos dejan la ciudad para veranear en la bellísima costa uruguaya, el viejo y querido circo del barrio Ituzaingó se llena a la espera de la carrera más importante del año: el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1), sobre sus históricos 2400 metros de arena.

La ilusión de 17.000 almas desborda las tribunas, y, de seguro, si “el Ramírez”, así, simple, cortito, como se lo conoce de forma popular, se corriera en el Santiago Bernabeu, tampoco cabría un alfiler. Es mucho más que una justa hípica. Es un símbolo, una marca registrada, un derecho adquirido que los hípicos disfrutan y protegen. Esta vez, habrá un atractivo extra, nostálgico, que emocionará a más de uno: será el último Ramírez para Pablo Falero, uno de los mejores deportistas locales de la historia y que montará Monje Negro.

Uruguay le ha demostrado al mundo que, aunque pequeño en los números, su turf es enorme, gigante, caminando por fortuna de la mano de un Estado que comprende lo que significa no sólo como actividad o entretenimiento para su gente, sino como una fuente generadora de trabajo irremplazable; ese sueño que en Argentina vemos hoy desde tan lejos, pero que siempre nos ilusionamos en lograr.

El Ramírez 2019 se correrá a gatera completa, con 16 caballos dándolo todo por ese segundo de gloria imborrable e irrepetible. Si alguno falla, habrá 4 suplentes dispuestos a tomar su lugar y sumarse al tren de la ilusión. ¿Cuál lo gana? Pregunta de respuesta compleja.

No ha habido demasiada regularidad en las pruebas para fondistas, y entre los potrillos tampoco se encontraron al cabo del proceso selectivo figuras que sobresalieran demasiado por sobre el resto. Eso, ser parejo, es el dato que hace bien interesante a la prueba cumbre del mitín de Reyes.

Cerro Largo (Drosselmeyer)(foto), Don Carrasco (Alcorano), Great Spirit (Drosselmeyer), El Abanderado (Capitano Corelli), Mundanal (Essayons) y Olympic Harvard (Drosselmeyer) fueron los seis primeros del Comparación y ahora vuelven a enfrentarse. En tanto, First Thing (First American) y Negrone (Ioya Bigtime) encabezaron el marcador del Nacional en estrecho cierre y son otros de los nombres destacados.

Los pergaminos de Monje Negro (Ecclesiastic), Legion Cat (Hurricane Cat) y Ben Hur (Honour and Glory) son bien conocidos por todos, y allí volverá a estar Oggigiorno (Pioneering) para correr por quinta vez la carrera que muchos ven durante toda su vida desde afuera.

Y queda Ilustre Senador (Agnes Gold), doble ganador del Grande Premio Bento Goncalves (G2) en Cristal y que viajó especialmente hasta aquí para quedarse con todo. Absolutamente con todo…

Diego H. Mitagstein